Julio 18, 2024

Gerhard Müller: ‘De buena Fe’

 Gerhard Müller: ‘De buena Fe’

La entrevista del libro de Franca Giansoldati al cardenal Gerhard Müller ( ‘De buena Fe’) será recordada por sus colegas que tendrán para elegir al sucesor de Francisco en un nuevo Cónclave.

Se puede estar de acuerdo o no con las opiniones del antiguo obispo de Regensburg, quien fue Prefecto del antiguo Santo Oficio de 2012 a 2017. El cuarto de la serie ininterrumpida de guardianes de la doctrina católica que ya no son italianos desde hace más de medio siglo, mientras los rumores señalan al sacerdote dehoniano Heiner Wilmer, de tendencias progresistas y que sería el tercer alemán tras Ratzinger y Müller.

Las doscientas páginas de preguntas y respuestas, bien conducidas y fluidas, tienen la ventaja de ser inusualmente francas, a veces ásperas y explícitas en sus críticas al Papa Francisco y sus asesores. Pero el libro no debe reducirse a la oposición al pontífice, como parece a partir de los avances periodísticos, porque quiere ofrecer un atisbo de ‘la religión en el siglo XXI´, como dice el subtítulo.

Si bien la visión de Müller se ve afectada por un enfoque exclusivamente teológico y poco sensible a la historia: por ejemplo, sobre la presencia de la mujer en la iglesia, a la que incluso ve en cargos importantes como el de Secretaria de Estado, pero a la que niega la posibilidad del cardenalato, en siglos pasados ​​en cambio no ligada a la ordenación sacerdotal.

“Yo defendí las reglas”

‘Gerhard Müller es un guardián y su visión parece una brújula’, resume Giansoldati en el prefacio que introduce los distintos capítulos. En primer lugar, cuentan la historia del prelado renano de setenta y cinco años que supervisó la edición de los escritos de Ratzinger antes del pontificado (dieciséis volúmenes de Gesammelte Schriften , en proceso desde 2008 y ahora casi terminado).

El libro trata temas candentes: el abuso, en primer lugar; ‘la lágrima’ con las restricciones litúrgicas hacia los tradicionalistas; la situación del catolicismo en Alemania, encaminado hacia la ‘apostasía’; la renuncia papal; el futuro que se avecina; la cuestión de las mujeres; la iglesia en América Latina.

Alumno del teólogo Karl Lehmann (discípulo de Karl Rahner, quien fue el poderoso presidente de la Conferencia Episcopal Alemana durante más de veinte años), Müller difícilmente puede ser forzado a asumir el papel de un conservador. La teología de los sacramentos en Dietrich Bonhoeffer, el pastor luterano ahorcado por los nazis, fue objeto de su tesis doctoral, seguida de publicaciones como Una Dogmatica Cattolica (Edizioni San Paolo) y Dalla Parte dei Povera (Edizioni Messaggero Padova – Emi) , escrito con su amigo Gustavo Gutiérrez, el dominico peruano fundador de la teología de la liberación. Y entre los contemporáneos que sugiere el cardenal para entender el cristianismo, además de Ratzinger, señala a autores innovadores como Yves Congar, Hans Urs von Balthasar y Rahner.

Benedicto XVI en 2012 lo llamó sucesor del estadounidense William Levada en la Congregación para la Doctrina de la Fe, pero al final del primer quinquenio Müller no fue confirmado por Bergoglio. ‘Un rayo caído de la nada’, resume en el libro, y añade: ‘Me veían como el rígido profesor de alemán que hasta quería dar lecciones al Papa, pero todo era falso, un invento. Solo estaba defendiendo las reglas. Más simplemente, supongo que con el tiempo el Papa ha cultivado una forma de desconfianza, de aversión hacia los teólogos y académicos universitarios alemanes’.

Críticas al Papa

Las críticas del cardenal alemán al gobierno de Francisco, o más bien a ese ‘círculo mágico’ que le rodea, son contundentes y tajantes: por excesiva centralización; por un ejercicio no regulado de ‘juicios civiles en el Vaticano’, como en el caso del cardenal Angelo Becciu, condenado sin pruebas; por la insuficiente y contradictoria represión de los abusos, debido a la resistencia en la curia romana pero también a la protección de amigos indeseables como el obispo argentino Gustavo Zanchetta; por las inútiles divisiones causadas por las restricciones litúrgicas. Oportunidad sobre el celibato eclesiástico.

En el frente político y social, el cardenal, entusiasmado con Laudato si’ es abiertamente crítico tanto con el régimen chino como con la gobernanza rusa y severamente recuerda los diversos errores de la diplomacia del Vaticano.

También el cardenal Müller se reserva palabras fuertes tanto para el poder abrumador de la minoría capitalista, ‘que explota a la mayoría’ de la población mundial, como para las perspectivas amenazantes del transhumanismo, en realidad un antihumanismo que niega a Dios. 

Juan María Vian / Roma – Turín

Editor