Abril 17, 2024

¿Fue excomulgado o no Rupnik?

 ¿Fue excomulgado o no Rupnik?

Después de una investigación de dos años llevada a cabo por la entonces Congregación (ahora Dicasterio) para la Doctrina de la Fe (CDF), el jesuita Marko Rupnik fue declarado unánimemente culpable de violar el confesionario al absolver a un novicio italiano con quien se había comprometido sexualmente.

Tras la indagatoria 2018-2020, la CDF lo declaró formalmente excomulgado por el delito, cometido en 2015, en mayo de 2020. La censura fue levantada en el mismo mes, según la Compañía de Jesús.

Gran parte de la controversia reciente en torno al P. Rupnik, que es un artista de renombre internacional, se centra en las acusaciones de que agredió sexualmente y manipuló a mujeres religiosas en la comunidad de Eslovenia que ayudó a establecer, a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990; cargos que la CDF retiró porque el plazo de prescripción había expirado. Pero muchos aspectos de este otro delito, relacionado con el confesionario, siguen siendo un misterio.

Y el 21 de febrero, la orden jesuita publicó un comunicado que decía que estaba abriendo un nuevo procedimiento interno para abordar nuevas denuncias con un grado de credibilidad “muy alto” que alegaban mala conducta por parte del P. Rupnik, que involucraba a 14 mujeres adultas y un hombre adulto. Durante el procedimiento,  Rupnik estará sujeto a restricciones sustanciales, según el comunicado.

Pero los aspectos clave de la ofensa excomulgatoria del P. Rupnik, que involucran al novicio y al confesionario, también siguen en juego, incluido si transcurrió suficiente tiempo entre la imposición de la excomunión y su posterior levantamiento para que haya tenido lugar un auténtico arrepentimiento y reparación.

En una entrevista del 14 de febrero, el canonista Marc Balestrieri explica el procedimiento correcto para tal caso y analiza si los protocolos se siguieron correctamente. Señala, por ejemplo, que las sentencias en este tipo de casos son intencionadamente no publicitadas, para no escandalizar el sacramento de la reconciliación ni desanimar a los fieles a hacer una buena confesión.

Al mismo tiempo, sin embargo, dice que las “muchas incógnitas restantes” del caso “son preocupantes”, sobre todo la percepción de que se ha mostrado favoritismo al P. Rupnik debido a su prominencia y su asociación con los jesuitas. La rapidez de los procedimientos ha llevado a algunos a concluir que el Papa Francisco levantó personalmente la excomunión de Rupnik poco después de que el dicasterio emitiera su sentencia. El Papa Francisco tiene la clara autoridad para hacerlo, explica Balestrieri; tal intervención sería tanto “extraordinaria” como problemática, ya que podría crear la percepción, cierta o no, de que Francisco pudo haber mostrado favoritismo hacia un compañero jesuita. Sin embargo, el Papa Francisco ha negado tener algo que ver con el caso, según una entrevista en enero, excepto para ordenar que los dos casos separados fueran procesados ​​en el mismo Tribunal.

“En aras de la certeza jurídica y la estabilidad de la jurisprudencia en casos futuros, es importante que la justicia no solo se imparta de manera justa e igualitaria a todos los fieles de Cristo, sino que los fieles la vean impartida de manera justa e igualitaria”, dice Balestrieri  , un ex canonista al servicio de la Santa Sede que ahora opera Canonical Aid , una práctica privada de derecho canónico con sede en Madison, Wisconsin.

El Papa no tiene que estar involucrado directa y personalmente porque ha facultado al dicasterio competente de la Curia Romana para llevar a cabo tales acciones, pero tiene el poder, por supuesto, de  cambiar cualquier procedimiento preestablecido. Según la transcripción de la entrevista de AP, el Papa Francisco al menos sí sabía sobre el asunto.

En este escabroso caso, la Compañía de Jesús ha anunciado que Rupnik fue sometido a ciertas prohibiciones y restricciones por un período de tres años a contar de mayo de 2020. Los clérigos y los fieles laicos escandalizados por la gravedad del sacrilegio, el abuso de poder y los crímenes sexuales en serie del P. Rupnik pueden encontrar que la expiración de las restricciones impuestas sobre él en solo tres meses es lo más preocupante.

Edward Pentin – Roma

 

Editor