Abril 17, 2024

¿Quién controla al Dólar?

 ¿Quién controla al Dólar?

La incipiente multipolaridad que desafía a la hegemonía global norteamericana.

La economía global se ve amenazada por la inflación, la recesión y la falta de liquidez en dólares. La Reserva Federal norteamericana  se ve obligada a combatir la inflación aumentando las tasas de interés y restringiendo el flujo monetario (QT). Esto último restringe la liquidez de dólares necesarios para enfrentar la salida de flujos en cualquier punto del sistema financiero internacional. Es una liquidez estructuralmente deficitaria: la masa de dólares en circulación en el mundo es ínfima frente al masivo endeudamiento en dólares, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos. Tal escenario coloca a la Reserva en una trampa: necesita controlar la inflación aumentando las tasas de interés y restringiendo su balance contable, pero lo primero amenaza con implosionar el endeudamiento, y lo segundo afecta la liquidez. Ambos fenómenos amenazan la estabilidad del sistema financiero internacional. La guerra ha desnudado el rol estratégico de la energía en las cadenas de valor global y en la determinación del precio de los commodities y de la inflación. También amenaza con socavar la estabilidad financiera global.

Mientras tanto, el sistema financiero norteamericano es sacudido por una pugna entre distintos actores por el control de los mercados y de la emisión de la moneda. Por un lado, un puñado de grandes bancos disputa el control digital de mercados financieros por parte de los monopolios tecnológicos: J. P. Morgan, Bank of America, Wells Fargo y otros grandes bancos anunciaron la inminente emisión de billeteras digitales para enfrentar el control que Apple Pay y PayPal tienen sobre las finanzas digitales. A su vez, otro grupo de corporaciones tecnológicas se asocia a bancos y otros actores financieros para imponer criptomonedas, stable coins y plataformas de intercambio digital y obtener por esta vía mayor control de las finanzas. Al mismo tiempo, un puñado de monopolios tecnológicos pugna por sustituir a las monedas fiduciarias, en este caso el dólar, por criptomonedas y stable coins. Sin embargo, el jefe del BIS  acaba de anunciar triunfante el fin de la batalla entre las criptomonedas y las monedas fiduciarias, siendo estas últimas las ganadoras”, pues “una tecnología no puede sustituir la confianza de una moneda” , garantizada por el poder de un Banco Central. A esto se suman nuevas regulaciones oficiales sobre la actividad de las criptomonedas y plataformas de intercambio de monedas digitales, y sobre su relación con bancos y sectores financieros .

En paralelo, avanza el proyecto de emisión de monedas digitales de los Bancos Centrales, que involucra a 114 países. Este proyecto otorgará a la Reserva Federal norteamericana enorme poder de control inmediato sobre todas las transacciones y depósitos en dólares de individuos, empresas y países en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, el plan puede limitar el poder de intermediación de los grandes bancos y puede afectar la privacidad y la transparencia. De ahí la resistencia en el Congreso a aceptar esta alternativa. Un informe conjunto del Banco Central y del Tesoro de Inglaterra sobre la posibilidad de una libra digital avanza con nuevas precisiones: permite la intermediación de los grandes bancos, pero su costo financiero afectará a los bancos más pequeños.

La posibilidad de programar transacciones, flujos y gastos y de controlar la actividad delictiva no impediría, sin embargo, la posible erosión de la estabilidad financiera ante una crisis, posibles ataques de países y actores criminales y emergencias tecnológicas y energéticas. El Tesoro norteamericano parece haber recogido este ejemplo y acaba de anunciar la formación de una Comisión que estudiará las posibles “rutas” del dólar digital, sugiriendo la posibilidad de la intermediación privada y de la existencia de distinto tipo de dólares digitales según las actividades minoristas y mayoristas.

Mónica Peralta / Socióloga y Docente en Economía Política 

Buenos Aires / Argentina

Editor