Junio 24, 2024

Teólogos italianos ante los abusos

 Teólogos italianos ante los abusos

La compleja historia de los abusos marca la vida eclesial de esta época y nos interpela profundamente. La amplitud de las cuestiones en juego plantea interrogantes radicales, no sólo sobre el origen de este mal, la cura de las víctimas y la necesidad de la redención, sino también sobre el ejercicio del poder y la conexión tan odiosa entre el abuso de los cuerpos y el abuso de conciencias

En esta complejidad hay, sin embargo, una evidencia: el acontecimiento de época pone en tela de juicio una manera superficial de declinar la tensión evangélica entre el pensamiento del mundo y el pensamiento de Dios : la que identifica al primero con la cultura secular y secularizada y la segunda con la Iglesia católica que, al convertirse en minoría, tendría por tanto la tarea de erigirse en principio crítico del mundo contemporáneo y continuar así su obra de evangelización.

Esta simplificación tiene una historia antigua , pero hoy muestra toda su ambigüedad Precisamente en torno al relato de los abusos cometidos por miembros del clero sobre menores, surge cómo fue la presión ejercida por el mundo lo que empujó a la Iglesia Católica a tener que esclarecer internamente y rendir cuentas públicamente de su labor.

El paradigma mundo/Iglesia se encuentra así, de alguna manera, invertido : razones aparentemente seculares, pero en realidad radicalmente humanas (cultivadas con pasión también por muchos católicos de todos los estados de vida), como la necesidad de justicia, el cuidado de infancia, la indignación hacia quienes la traicionan, han mostrado a la Iglesia católica un mal que la atañe y han iniciado un proceso de conversión ante el cual (aunque aún en pañales) ya no puede retroceder.

Lo que todos miramos hoy con doloroso asombro es precisamente la incapacidad del cuerpo eclesial (particularmente en su componente ministerial) para tomar conciencia del mal y afrontarlo. Las repercusiones de este descubrimiento aún están por comprender y, como teólogos y teólogas, no fallaremos en esta tarea.

Una, sin embargo, salta a la vista de inmediato: la Iglesia católica hoy debe mirar con gratitud a esa parte de la sociedad civil y de la cultura contemporánea que, con responsabilidad, la confronta con su pecado y sus incongruencias. A pesar de todas las limitaciones evidentes del tiempo, descubrimos su capacidad de evangelizarnos en el mismo momento en que tratamos humildemente de anunciar el Evangelio de Jesús.

Todavía necesitamos esta mirada crítica. Precisamente por eso creemos que la decisión de recurrir a componentes del mundo eclesial para comprender el fenómeno no es en modo alguno capaz de responder a los “signos de los tiempos”. No se trata sólo de la sabiduría de disipar la sombra de cualquier mezcla viscosa entre quien investiga y quien es investigado desde el principio: es, en cambio y en primer lugar, una oportunidad perdida para interpretar el surgimiento de un nuevo paradigma de la contemporaneidad, en virtud del cual la Iglesia misma escucha el mundo de las mujeres y los hombres, para ser más fieles al Evangelio de Jesús.

Por el contrario, la valentía con la que algunas conferencias episcopales han reconocido humildemente la autoridad de una mirada independiente tiene una fuerza profética que anuncia una conversión irrevocable. Por eso, pedimos a los obispos italianos que creen una comisión que se apoye en una experiencia externa , de cuya credibilidad no se pueda dudar y que sepa asumir la tarea de escuchar con inteligencia a las víctimas y de cuidar responsablemente las heridas de el cuerpo eclesial, aquellos que durante mucho tiempo hemos ocultado a nuestros propios ojos.

Firmantes

Roberto Maier (Universidad Católica del Sagrado Corazón); Andrea Grillo (Ateneo Pontificio de S. Anselmo); Cristina Simonelli (ISSR San Zeno, Verona – Facultad de Teología del Norte de Italia); Marcello Neri (Instituto Superior de Ciencias de la Educación y la Formación “Giuseppe Toniolo”, Módena); Sergio Tanzarella (Facultad Teológica del Sur de Italia); Giuseppe Ruggieri (Estudio Teológico de Catania – Universidad Milan Bicocca); Antonio Sichera (Universidad de Catania); Ernesto Borghi (ISSR Guardini, Trento – Facultad de Teología del Sur de Italia); Umberto Rosario del Giudice (Facultad Teológica del Sur de Italia); Maria Cristina Bartolomei (Universidad Estatal de Milán); Ursicin Derungs (Ateneo Pontificio S. Anselmo); Selene Zorzi (Instituto Teológico Marche); Enzo Biemmi (Pontificia Universidad Lateranense); Claudio Margaria (ISSR STI, Fossano); Luca Margaria (ISSR STI, Fossano); Marco Gallo (ISSR STI, Fossano); Ivo Seghedoni (ISSR de Emilia Romagna, Módena); Luca Palazzi (ISSR de Emilia Romagna, Módena); Massimo Faggioli (Universidad de Villanova, EE. UU.); Marinella Perroni (Ateneo Pontificio de S. Anselmo); Giuseppe Savagnone (LUMSA, Palermo); Fabrizio Mandreoli (Facultad Teológica de Emilia Romagna, Bolonia); Gaia De Vecchi (Universidad Católica del Sagrado Corazón – Facultad Teológica del Norte de Italia); Alberto Maggi (Centro de Estudios Bíblicos Vannucci, Montefano); Vittorio Berti (Universidad de Padua); Brunetto Salvarani (ISSR de Emilia Romagna, Módena); Riccardo Saccenti (Universidad, Bérgamo); Simone Morandini (Instituto de Estudios Ecuménicos de San Bernardino, Venecia); Basilio Petrà (Facultad Teológica de Italia Central, Florencia); Serena Noceti (ISSR de Toscana); Antonio Autiero (Universidad de Münster, Alemania); Donata Horak (Estudio Teológico Alberoni, Piacenza); Matteo Cavani (ISSR de Emilia Romagna, Módena); Silvia Zanconato (Escuela de Teología Laura Vincenzi, Ferrara); Leonardo Paris (Universidad Católica del Sagrado Corazón – Facultad Teológica del Triveneto); Paolo Gamberini (Capilla de la Universidad La Sapienza, Roma); Anna Carfora (Facultad Teológica del Sur de Italia, Nápoles); Alessandro Cortesi (ISSR de Toscana Santa Caterina da Siena); Gianni Criveller (PIME Estudio Teológico Misionero, monza); Giuseppe Noberasco (Facultad Teológica del Norte de Italia); Alessandro Picchiarelli (Escuela Interdiocesana de Formación Teológica, Foligno); Riccardo Battocchio (Facultad Teológica del Triveneto); Grazia Tagliavia (Universidad de Palermo); Marco Campedelli (ISSR San Pietro Martire, Verona); Lucia Vantini (ISSR y Estudio Teológico de Verona); Simona Segoloni Ruta (Instituto Teológico de Asís); Gilberto Borghi (ISSR Sant’Apollinare, Forlì); Martin M. Lintner (Estudio Teológico Académico de Bressanone).

Editor