Junio 24, 2024

Jesuitas piden perdón por abusos sexuales

 Jesuitas piden perdón por abusos sexuales

En un programa de TV no sólo se escuchó la historia de Gonzo, sino también la de una las víctimas de abuso sexual, así como recuerdos tan dolorosos y criminales como el de un compañero de Gonzo que con poco más de 10 años y tras ir a enfermería, donde le atendía uno de los jesuitas del colegio, regresó a clase con las manos manchadas de semen. Historias terribles que sufrieron ellos siendo niños, pero también profesores.

A raíz de los impactantes testimonios, la Compañía de Jesús y el Colegio Apóstol Santiago de Vigo han emitido un comunicado este fin de semana coincidiendo con la emisión del programa de televisión «Salvados», que ha iniciado temporada con el episodio Jesuitas 1987 en el que se relatan los reiterados abusos físicos, psicológicos y sexuales cometidos en ese centro escolar de la Compañía de Jesús.

Los jesuitas han confirmado que la productora del programa se puso en contacto con la Compañía y con el Colegio para ofrecerles la posibilidad de participar y han agradecido esa «oportunidad» para reafirmar su posición institucional: «Es necesario pedir perdón a las víctimas una vez más. También queremos confirmar nuestro compromiso con el actual Sistema de Entorno Seguro».

La Compañía ha señalado que «en todo momento se buscó colaborar y seguir poniendo luz sobre el pasado, abriendo oportunidades de reparación para las víctimas», durante las jornadas de grabación y las entrevistas. Asimismo, ven «necesario» generar espacios de diálogo «para construir entre todos una cultura de salvaguarda hacia los menores que impida que el silencio, el abuso de poder y la falta de transparencia se conviertan en aliados de conductas particulares, absolutamente inaceptables e injustificables».

«No se dio la necesaria importancia»

«Los abusos que se cometieron en el pasado nos avergüenzan y nos duelen. Somos conscientes de que entonces no se dio la necesaria importancia al dolor y la huella que dichos actos podían dejar en las víctimas. Se consideraba tan solo como una transgresión moral cuando era un delito», reza el escrito, en el que se señala que «solo escuchar» a las víctimas en los últimos años ha permitido comprender la dimensión de los abusos y la «insuficiencia» de la respuesta dada. Finalmente, insisten en que su «prioridad» son las víctimas, a las que además de pedir perdón, quieren «acompañar, desde el respeto, en el proceso de clarificación y reparación que merecen».

Noticias de Galicia  –  Reflexión y Liberación

 

 

Editor