Abril 14, 2024

Luto e Ira en el Medio Oriente

 Luto e Ira en el Medio Oriente

Tras el ataque nocturno al Hospital Bautista Al-Ahli en Gaza, el Primer Ministro libanés en funciones, Najib Mikati, convocó un día de luto nacional  el miércoles 18 de octubre en solidaridad con las víctimas y sus familias.

En señal de condena del ataque israelí, que según las autoridades palestinas ha causado hasta ahora más de quinientas víctimas, el ministro libanés de Educación, Abbas Al-Halabi, anunció también el cierre de todas las escuelas de todos los niveles del país.

Estos días prometen estar llenos de manifestaciones, entre la capital y las ciudades de Trípoli, Saida y Tiro; Ya esta noche, miles de libaneses salieron a las calles poco después de la noticia del ataque, dirigiéndose en protesta hacia la Embajada de Estados Unidos, en las afueras de Beirut.

A través del canal de televisión Al Manar , la milicia chií de Hezbolá, protagonista de los enfrentamientos de los últimos días en la frontera con Israel, ha convocado una multitudinaria concentración para la tarde de hoy en la periferia sur de Beirut, la “dahiye”, donde El 90% de los habitantes son chiítas y muchos son simpatizantes. La manifestación se enmarca en el “Día de la ira y de la protesta global”, una iniciativa “para condenar las atrocidades de los sionistas” que Hezbolá ha dirigido esta noche a todo el mundo árabe e islámico con motivo de la visita de Joe Biden a Israel.

Hezbollah ha invitado al mundo árabe, y no es la primera vez, a “salir a las calles y expresar su disidencia presionando a los Estados, las Naciones y los organismos internacionales” para que actúen inmediatamente para detener “el genocidio del pueblo palestino que ha sido sometida durante años a masacres, opresión y migraciones forzadas”.

Sin embargo, como señala la prestigiosa revista The National , a pesar de sus proclamas beligerantes, Hezbolá no tiene ni la fuerza ni el apoyo para permitirse una guerra abierta con Israel. Incluso si Irán, su poderoso aliado, entrara en la guerra junto con Hezbollah, explica The National , abrir un frente libanés probablemente significaría una intervención estadounidense.

Como se sabe, Washington ha desplegado dos portaaviones con fines disuasivos en el Mediterráneo y fuerzas masivas a lo largo de la frontera entre Siria e Irak, para impedir la posible entrada en la guerra de las milicias iraquíes junto a Irán. Un conflicto abierto entre los principales contendientes (Estados Unidos, Israel, Irán y Hezbollah) no beneficiaría a nadie, incluso si no se puede descartar por completo una guerra regional, concluye The National .

En lo que respecta al Líbano, hasta ahora los enfrentamientos en la frontera entre Hezbollah y las FDI siguen siendo limitados, sin dar lugar a acciones irreparables como bombardeos extensos en los respectivos países. El número de muertos asciende actualmente a menos de una decena de víctimas al día, entre soldados israelíes, milicianos de Hezbolá y algunos civiles, entre ellos el periodista libanés Issam Abdallah, alcanzado por un misil israelí mientras realizaba su trabajo. Es de esperar que, por deplorable que sea, la situación no empeore.

Por su parte, la sociedad civil libanesa, dejando de lado a los milicianos de Hezbollah y sin perjuicio de su cercanía sin reservas al pueblo palestino, rechaza enérgicamente la posible entrada en guerra del país, ya puesto a prueba por un pasado de conflictos y un presente de profunda crisis. crisis económica.

En esto están de acuerdo personas de todas las generaciones y religiones, jóvenes y mayores, cristianos y musulmanes, y esperan que las instituciones no se dejen arrastrar a una guerra que no les pertenece.

“La guerre… c’est la merde”, me dice con franqueza en excelente francés Khodr, un ingeniero retirado que ha visto muchas guerras. “El pueblo libanés está cansado, necesitamos recuperarnos de la situación económica en la que nos hemos hundido. Espero que nuestras instituciones, que ya son responsables de la crisis en el Líbano, no quieran llevarnos ahora a esta otra locura que nadie quiere”.

Elisa Gestri / Corresponsal en Roma y Beirut

Editor