Mayo 24, 2024

Carta abierta de un Sacerdote árabe

 Carta abierta de un Sacerdote árabe

A quien pueda interesar: 

Respecto a lo que ha estado sucediendo y está sucediendo desde el 7 de octubre de 2023, en Gaza, en la Palestina ocupada,

En términos del levantamiento de la Resistencia Palestina, la Operación ‘Diluvio de Al-Aqsa’…

Y con respecto al genocidio organizado llevado a cabo por las fuerzas de ocupación israelí…

Y respecto al silencio de todas las iglesias cristianas, que son todas responsables, tanto en Oriente como en Occidente…

Y con respecto a la avalancha de “altos”  funcionarios políticos de Occidente hacia ‘Israel’…

Y con respecto a los crecientes movimientos populares globales en apoyo a Palestina…

Y en cuanto a la absoluta incapacidad de las principales instituciones internacionales para emitir una sola condena explícita contra ‘Israel’ desde su creación en 1948 hasta ahora…

Sentí que era mi deber, una vez más, mencionar hechos históricos, tanto antiguos como recientes, que pueden haber sido pasados por alto por muchos, para concluir mi enfoque con una sola pregunta.

La primera verdad

 El Señor Cristo, estando en la cruz, dijo acerca de sus verdugos: ‘¡Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen!’

La segunda verdad

Por el contrario, la Iglesia, que, con magnífica fe y determinación, se enfrentó a los horrores de la persecución, primero de los judíos y luego de las autoridades romanas, hasta el año 313, cuando el emperador Constantino declaró el derecho del cristianismo a existir junto a otras religiones, fue, a partir de entonces, tomada por muchos de sus altos clérigos, que se deleitaron en formar alianzas con los que estaban en el poder… En lugar de vivir el amor y el perdón en su totalidad, siguiendo el ejemplo del Señor Cristo, se hizo cómplice de que el Imperio en su conjunto, tanto en Oriente como en Occidente, promulgara leyes injustas contra los judíos. Estas leyes les prohibían trabajar en todas las administraciones imperiales, poseer esclavos cristianos en sus extensas haciendas, restringían su residencia a barrios específicos y les impedían salir de sus casas durante las principales festividades cristianas, como Pascua y Navidad. 

La Iglesia cristiana, durante cientos de años, llegó a practicar, predicar, rezar y dar sermones con la esperanza de obligar a los judíos a convertirse al cristianismo.

La Tercera Verdad 

Nadie puede ignorar que esta misma postura fue la razón principal del desarrollo de una ideología racista radicalmente opuesta al Señor Cristo y al cristianismo tal como Él lo quiso. Sin embargo, creció, se arraigó profundamente y evolucionó hasta convertirse en lo que hoy se conoce como antisemitismo. Arrasó todo Occidente y, junto con él, los países eslavos, especialmente Rusia. Y no es desconocido que infligieron diversas formas horribles de dolor y arbitrariedad a todos los judíos de todos los países, a lo largo de siglos, bajo la vigilancia de todas las iglesias y con su apoyo, hasta culminar en lo que ocurrió a mediados del siglo XX con Hitler, conocido como el Holocausto nazi.

La cuarta verdad

Hay otra verdad que hay que reconocer: es el resultado inevitable de esta larga y trágica historia y ya no es un secreto para nadie. Es el hecho de que la mayoría de los judíos están ahora completamente abrumados por un odio enfermizo y desenfrenado contra todos los pueblos, especialmente los más débiles, como los árabes de hoy, a pesar de que los judíos en general, habían vivido en las antiguas sociedades árabes e islámicas  al abrigo de lo que sufrían en el oeste cristiano.

De hecho, historiadores, incluidos franceses, norteamericanos e incluso israelíes, coinciden, como consta en un libro de Abba Eban titulado “Mi pueblo”, en su traducción al francés en la página 155, que algunos de ellos alcanzaron riqueza e influencia en las antiguas sociedades islámicas, especialmente en Al-Andalus y Marruecos, superando lo logrado en Alemania y Austria en el siglo XIX, y en Estados Unidos en el siglo XX. 

En cuanto al odio que albergan contra los cristianos en general, y las Iglesias católicas en particular, lejos de estar oculto, es de hecho una fuente de terribles interrogantes en cuanto a su escala y expansión.

Me basta ahora con señalar un hecho evidente que ya nadie ignora.  Se trata de su control total sobre todos los medios de comunicación del mundo, así como de su tenaz y eficaz deseo de controlar a todos los dirigentes de la Iglesia católica, especialmente en Estados Unidos, y de su prisa por presentar las peores acusaciones contra cualquiera que levante la voz, ¡como le ocurrió al cardenal Bernard Law, arzobispo de Boston, cuando se atrevió a escribir al presidente George Bush en 2002, acusándole de mentir al pueblo estadounidense y de distorsionar la verdad!

 Lo que está sucediendo hoy en Gaza es más que una prueba más que evidente del alcance de su “inhumanidad”, que ha traspasado todas las fronteras y límites.

¿Alguien puede olvidar lo que ha estado arraigado en ellos durante miles de años, la convicción de su superioridad racial sobre todos los pueblos, debido a su creencia de que es “Dios” quien les ha elegido por encima de todos los demás pueblos?

La quinta verdad

Esta quinta verdad no es otra que un complejo de culpabilidad absolutamente morboso que obsesiona hoy a las sociedades occidentales en general, y a las Iglesias católicas en particular; complejo sin el cual es imposible explicar el apoyo occidental a la creación de “Israel”, teniendo en cuenta todas las graves violaciones del derecho internacional que precedieron, acompañaron y siguieron a esta “creación”.  Y es este mismo complejo el que explica el silencio de las Iglesias, especialmente de las Iglesias católicas, encabezadas por el Vaticano, ante las flagrantes y crecientes injusticias que se han cometido y se siguen cometiendo en Palestina, hasta el punto de que su nombre ha sido suplantado por el de Israel, mientras que lo que permanece en manos árabes sólo se denomina ahora en los documentos oficiales católicos “Tierra Santa”.

Por tanto, lo que está sucediendo hoy en Gaza, caracterizado por actos de genocidio a sangre fría, que afectan particularmente a miles de niños y mujeres, está sucediendo sin una sola palabra de una sola autoridad católica de alto rango en cualquier rincón del mundo. En mi opinión, esto es una evidencia clara del profundo y repugnante sentido de gran responsabilidad que todos tienen por lo que los anteriores altos clérigos de la iglesia han cometido directa o indirectamente, desde la época del emperador Constantino hasta el Holocausto nazi. Estos errores justificaron y alimentaron el “antisemitismo” de una manera que nada debería jamás justificar o explicar en el cristianismo de Jesús Nazareno.

La pregunta

Aquí, en esta breve reflexión, me encuentro realizando una pregunta crucial:

¿No es hora de que la Iglesia de Jesús se libere de su insalubre sumisión milenaria al emperador Constantino, para recuperar plenamente su libertad, coraje, fuerza y lealtad a Jesús el Salvador y, por lo tanto, a la Humanidad, a cada ser humano?

P. Elías Zahlawi / Damasco, 24 de octubre de 2023

Editor