Marzo 3, 2024

¿El Papa tiene gripe o pulmones inflamados?

 ¿El Papa tiene gripe o pulmones inflamados?

La “influencia de Francisco” no es buena. El pontífice no irá a Dubai. Los médicos lo prohibieron. Francisco tenía muchas ganas de estar presente y hablar en la Conferencia Climática COP28. Una conferencia convocada para abordar la cuestión de los gases de efecto invernadero, y ver la posibilidad de contener el calentamiento global a 1,5 grados.

Entre los objetivos también está el de establecer un plan de solución financiera para compensar -especialmente a favor de los países pobres- las pérdidas y daños que conlleva la transición climática.
Con la vista puesta en la conferencia, Francisco había publicado en octubre un documento complementario a su encíclica verde Laudato si’ , centrado precisamente en la relación entre los intereses económicos “preocupados por obtener el máximo beneficio al menor coste y en el menor tiempo posible” y los efectos catastróficos de la crisis climática como, por ejemplo, “el aumento de la temperatura global de los océanos, la acidificación y la reducción de oxígeno”.

Naturalmente, la principal preocupación del pontífice son los aspectos que afectan la condición existencial de los hombres y mujeres que habitan el planeta. La exhortación apostólica Laudate Deum , como se titula el documento, no sorprende que subraye que el “inmenso crecimiento tecnológico no ha ido acompañado de un desarrollo del ser humano en cuanto a responsabilidad, valores y conciencia”.

Las preocupaciones en el centro de la conferencia de Dubai se mezclan hoy con las preucupaciones sobre la salud el Papa.  Evidentemente, un estado gripal febril no es preocupante, pero sí es inquietante la forma en que llega la información del Vaticano.

El sábado por la mañana, la Oficina de Prensa del Vaticano emite un comunicado lacónico de una sola línea: “Las audiencias del Santo Padre previstas para esta mañana han sido canceladas debido a una leve gripe”. A continuación se publica el programa del viaje de Francisco a Dubai: salida el viernes 1 de diciembre, al día siguiente discurso del Papa en la conferencia seguido de una serie de encuentros bilaterales, domingo 3 de diciembre inauguración del ‘Pabellón de la Fe’ en el centro exposición en Dubai y luego salida hacia Roma.

Es decir que el leve cuadro gripal no interfiere en lo más mínimo con el viaje planeado.

El domingo, sorpresivamente, Francisco no reza el Ángelus y dice algo completamente distinto: “...hoy no puedo mirar por la ventana porque tengo este problema de inflamación en los pulmones”. Las reflexiones dominicales serán leídas por uno de sus colaboradores. En la televisión se puede ver un llamativo parche en el dorso de la mano derecha de Bergoglio : señal de que se ha insertado una aguja de forma permanente. Destacan las profundas ojeras bajo el rostro del Papa. La inflamación de los pulmones es muy diferente a un pequeño ataque de gripe.

El lunes el tono cambia. La Oficina de Prensa del Vaticano informa que tras un TAC se descartó una neumonía , pero se registró una “inflamación pulmonar” con “algunas dificultades respiratorias”. La aguja de cánula se utilizó para la terapia con antibióticos intravenosos. El Papa, añade el comunicado, no tiene fiebre y su situación respiratoria está “mejorando notablemente”. Tanto es así que el horario de vuelos a Dubai sigue siendo válido .

La noticia específica, que acompaña a cada viaje papal, se publica también el martes al mediodía. A las 19.32 la contraorden. Sí, el cuadro clínico general del pontífice ha mejorado en lo que respecta al “estado gripal y la inflamación de las vías respiratorias”, pero los médicos han pedido al Papa que no viaje . Francisco obedeció con gran pesar, se dice. “Por lo tanto, el viaje queda cancelado”.

Ahora bien, aparte del hecho de que el Papa Bergoglio habrá intentado tenazmente convencer a los médicos para que lo dejen ir y por eso se anunció que el programa de su participación en la Conferencia sobre el clima se mantuvo sin cambios. Pero hay demasiados zigzags en estas comunicaciones.
Una gripe leve es muy diferente a una inflamación de los pulmones. Una mejora clara no obliga a los médicos a cancelar un viaje. Una inflamación del tracto respiratorio es muy diferente a un estado inflamatorio de los pulmones.

La responsabilidad en este caso no corresponde a la Oficina de Prensa del Vaticano, que transmite la información recibida. La responsabilidad recae en los llamados “Superiores”, quienes deciden la estrategia de comunicación. A Francisco, como sabemos, no le gustan los portavoces que son expertos en política . Pero luego las salas de control del Vaticano deben decidir cómo tratar las enfermedades de un pontífice que todavía goza de un gran número de seguidores dentro y fuera del mundo católico. Y, también mucho odio por parte del frente conservador que desde hace ocho años desata una guerra civil dentro de la Iglesia.

El Papa tiene ochenta y seis años y dentro de unas semanas cumplirá 87 . La opinión pública en todas partes del mundo exige información oportuna y precisa sobre su salud. Ya sean dolencias leves o más graves. Con el rostro hinchado, la voz ronca, con profundas ojeras, así se mostró Francisco hoy en la audiencia general.

Ya en marzo Bergoglio fue hospitalizado por “bronquitis” tras sentir dolores en el pecho y experimentar problemas cardiorrespiratorios. Los pulmones, como se sabe, son su punto débil. Quizás sería hora de decidir que, cuando el pontífice esté hospitalizado en el Gemelli o reciba atención médica especializada en Santa Marta, los boletines médicos se emitan siempre a tiempo. Desde el principio.

Marco Politi – Roma

Editor