Junio 23, 2024

La voz de las mujeres en la Iglesia

 La voz de las mujeres en la Iglesia

Del 28 de enero al 3 de febrero, más de sesenta Pías Discípulas del Divino Maestro se reunieron para celebrar los cien años de su fundación, junto con representantes de los distintos institutos de la Familia Paulina. Se encontraron en Ariccia (RM) en la Casa Divino Maestro.

La Hna. Elena Bosetti, partiendo del Evangelio de Lucas, se centra en las discípulas itinerantes con Jesús y los Doce para evangelizar, anunciando la buena noticia del reino de Dios. Estamos en un punto de la narración donde podemos ver cómo el grupo de Jesús fue creciendo y ahora está formada no sólo por los Doce sino también por María Magdalena, Juana esposa de Chuza, Susana y muchas otras (Lc 8,1-3).

Este no es un evento improvisado porque estas mujeres acompañarán a Jesús a Jerusalén. Son testigos de la muerte y sepultura de Jesús (Lc 23,49.55-56) y, sobre todo, son las primeras anunciadoras de su resurrección (Lc 24,1-10).

Observamos que el regreso de Jesús a Galilea según Lucas no llama inmediatamente a Simón y sus compañeros a seguirlo, como nos dice Marcos en 1,16-20. Aún no hay discípulos que lo sigan.

Cuando desciende de Nazaret a Cafarnaúm, antes de llamar a Simón para que lo siga y se convierta en pescador de hombres, entra como huésped en su casa, escucha, se inclina sobre su suegra, la cura y la transforma en diácono . De hecho, rápidamente se levanta y comienza a servir.

Es muy probable que, durante siglos, no se prestara atención a esta aclaración del evangelista porque se daba por sentado que el único papel de las madres, hermanas, abuelas y suegras era velar por las tareas del hogar. Pero cuando un evangelista usa el verbo ‘servir‘ no está pensando en las tareas del hogar. La diaconía representa una responsabilidad específica dentro de la misión de Jesús y, más tarde, de la de sus apóstoles.

Volviendo a Lucas 8:1-3, notamos que, en el origen del discipulado y de la diaconía, hay un llamado explícito. Lo que Lucas explica, en cambio, es que todas estas mujeres experimentaron el amor libre y sanador de Jesús, fueron sanadas por Él en cuerpo y alma.

El amor que recibieron los hizo audaces, capaces de una aventura nueva e impensable: abandonaron el pasado para servir al Maestro que hizo florecer de nuevo la vida.

Los rasgos característicos del discipulado femenino están bien expresados ​​por dos verbos esenciales en los que también coinciden Marcos y Mateo: ‘seguir‘ y ‘servir‘, o seguir en clave de diaconía. Es verdaderamente significativo que en los Evangelios la diaconía sea prerrogativa de Jesús y de las mujeres.

Los anuncios de la pasión no debieron estar reservados exclusivamente a los Doce (como generalmente se cree), porque, cuando María Magdalena, Juana y María, madre de Santiago, fueron al sepulcro, trayendo consigo los aromas que habían preparado, nos dijeron dos hombres con vestidos deslumbrantes: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? Él no está aquí, ha resucitado. Acordaos de cómo os habló cuando aún estaba en Galilea y dijo: El Hijo del Hombre debe ser entregado a los pecadores, crucificado y resucitado al tercer día”. Y ellos se acordaron de sus palabras y, volviendo del sepulcro, anunciaron todo esto a los Once y a todos los demás (Lc 24,5-9).

La primera en resucitar es la memoria de las mujeres que, primero, recuerdan las palabras que Jesús había dicho sobre su muerte y resurrección, mientras subían juntas hacia Jerusalén.

La narración de Lucas continúa diciendo que las mujeres anunciaron que Jesús había resucitado. Esta es la gran diaconía confiada a las mujeres: la predicación del Resucitado. ¡Fueron ellas quienes evangelizaron a los apóstoles con el anuncio de la resurrección!

Conocemos a grandes rasgos el camino recorrido por la Iglesia en materia de ministerialidad, al menos vemos los resultados. Las intervenciones de las Hnas. Elena Massimi, Annamaria Sgaramella y Serena Noceti pusieron de relieve que, en los últimos años, el Papa Francisco ha reavivado en la Iglesia la curiosidad teológica y pastoral sobre el tema de los ministerios no ordenados.

La liturgia no dice ‘yo‘ sino ‘nosotros‘, y cualquier limitación a la amplitud de ese ‘nosotros’ es siempre grande.

El clericalismo ha crecido a lo largo de la historia de la Iglesia, siempre junto a una liturgia monoministerial, centrada únicamente en la figura del ministro ordenado. Ante esto, sentimos la urgencia de una auténtica celebración litúrgica hasta el punto de dar forma a la comunidad de fe y a su modelo ministerial a partir del rito celebrado. El Papa Francisco arroja algo de luz en Querida Amazonia donde indica la urgencia de una inculturación de la ministerialidad.

No hay duda de que el acceso de las mujeres a los distintos ministerios de la liturgia está vinculado al contexto histórico y cultural, a cómo se consideran a las mujeres y cómo se entienden a sí mismas.

Un auténtico proceso de conversión haría a la Iglesia ‘polimórfica’, como lo era la antigua, en la que había variadas experiencias ministeriales, tanto masculinas como femeninas.

La contribución de la reflexión, enteramente femenina, sólo puede ser buena para la renovación y la identificación de los caminos más adecuados para iniciar opciones compartidas e innovadoras.

Rinaldo Paganelli / Roma

Editor