Mayo 24, 2024

10 años del Papa Francisco sin Corte papal

 10 años del Papa Francisco sin Corte papal

Unos meses después de su elección en 2013, el Papa Francisco anunció que rompería con 400 años de tradición y ya no pasaría las vacaciones en Castel Gandolfo, una villa papal en las afueras de Roma, sino que preferiría permanecer en el Vaticano y trabajar durante los meses de verano.

En una entrevista de enero de 2023, Francisco citó su decisión de no mudarse al palacio de verano y dijo: “Castel Gandolfo era una especie de corte. El espíritu de la corte. Es la última corte absoluta en Europa”.

Su visión para el papado, dijo, es “eliminar toda apariencia de corte y darle lo que es realmente un servicio pastoral“.

Como arzobispo de Buenos Aires, Argentina, ya se sabía que el cardenal Jorge Mario Bergoglio se había mudado fuera del palacio del arzobispo, cocinando él mismo y usando el transporte público.

Cuando apareció por primera vez en el balcón de la Basílica de San Pedro la noche de su elección, vistiendo solo una simple sotana blanca y negándose a ponerse la muceta de terciopelo tradicional, los zapatos rojos y la cruz pectoral dorada para el nuevo Papa, el arzobispo Mark Coleridge de Brisbane , Australia, recordó estar desconcertado.

Como alguien que trabajaba en la corte papal, en la Secretaría de Estado bajo el Papa Juan Pablo II, pensó que se veía extraño. Entonces Francisco pidió a los que estaban en la plaza que oraran por él antes de darles su bendición.

Estaba claro que esto no era lo de siempre”, dijo monseñor Coleridge, antes del décimo aniversario de Francisco. “Y fue cualquier cosa menos el mundo del espectáculo. Una de las cosas de Francisco es la forma en que se ha liberado de los protocolos muy poderosos de la corte papal”.

Los cambios de la última década, señala Coleridge, son más que cosméticos. Es un “desmantelamiento de la monarquía papal” donde el líder mundial del catolicismo está cambiando la iglesia de lo que se describe como una “iglesia jerárquica a una iglesia sinodal” y “de una iglesia poderosa a una iglesia pobre e impotente. El cambio de paradigma que hemos visto en estos 10 años ha sido asombroso y es algo que nunca pensé que vería”.

Nuevos procesos para la predicación del Evangelio

El 11 de octubre de 2022, Francisco celebró una misa para conmemorar el 60 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, donde dijo que el concilio de 1962-65 fue un momento de “reavivar” la misión de la iglesia hacia el exterior.

Según Anna Rowlands, profesora de pensamiento y práctica social católica en la Universidad de Durham en Inglaterra, los 10 años del papado de Francisco pueden verse no solo como “regresar a ciertas enseñanzas clave del Vaticano II”, sino como la “incrustación de la enseñanza en las prácticas de la iglesia“.

Como enseñó el Vaticano II, la iglesia no puede ser vista como una institución monárquica o vertical, según Rowlands. En cambio, el Concilio elevó la importancia de toda la iglesia.

“Y si realmente vemos a la iglesia como el pueblo de Dios, entonces lo que debemos discernir es lo que el Espíritu está haciendo entre el pueblo de Dios y dejar que ese proceso hable”.

El teólogo italiano Andrea Grillo, que enseña en el Pontificio Ateneo de San Anselmo de Roma, estuvo de acuerdo.

“Haber restaurado el lado dinámico de la tradición católica y haber superado un modelo de visión católica del siglo XIX es el mayor mérito de esta década de pontificado”. En los últimos 10 años, Francisco ha “desbloqueado” lo que estaba bloqueando la reforma de la iglesia en varias áreas clave, como la liturgia, la vida familiar y las cuestiones de autoridad.

Para Rowlands, uno de los principales proyectos del papado de Francisco hasta la fecha es tomar las enseñanzas teológicas centrales del Concilio y “convertir esas enseñanzas en procesos accesibles y significativos para que, al recuperar las enseñanzas y el proceso, se conviertan en prácticas de la institución. Y esa es la parte que creo que Francisco y muchos otros sienten que nunca ha sucedido realmente en términos de la recepción del consejo”, agregó.

Para muchos observadores, los dos pilares más importantes del proceso de reforma de Francisco son su enfoque en la sinodalidad, que está utilizando como vehículo para implementar las reformas del Concilio, y su nueva constitución del Vaticano.

También que amplió drásticamente el número de altos cargos de liderazgo de hombres laicos y que las mujeres pueden ocupar y reorganizar los departamentos del Vaticano bajo la prioridad central de la evangelización.

Christopher White – Roma

National Catholic Reprter  –  Reflexión y Liberación

 

 

Editor