Febrero 22, 2024

¡Tiene una infección respiratoria!

 ¡Tiene una infección respiratoria!

Ya con el Papa Francisco internado en el Hospital Agostino Gemelli de Roma, son dos los comunicados oficiales que ha emitido el Vaticano. Como siempre dicen poco sobre la salud del paciente e invitan a la confusión o a la especulación periodística.

En efecto, los comunicados del Vaticano sobre la hospitalización del Papa en el Hospital Gemelli, donde lo llevaron para los ‘controles clínicos programados’, explican que fue detectada una especie de neumonía, pero no especifica si es viral o bacteriana. En concreto, la infección respiratoria es una forma de neumonía que requiere hospitalización durante una semana. Por esto se sometió a una tomografía computarizada de tórax con resultados negativos.

Lo que se informa a la opinión pública mundial, es bastante sintético y obviamente dificulta conclusiones convincentes. Si esta es la situación, significa que el Papa tendrá que cumplir una terapia antibiótica rigurosa o tendrá que ser tratado con medicamentos antivirales. Este viernes se deberían conocer  las causas últimas de la repentina enfermedad, el origen, el patógeno, en particular la situación inmunitaria del Papa que, según fuentes médicas, tiene serios problemas de tiroides.

Este es un hecho esencial ya que el mundo católico y toda persona de buena voluntad tienen derecho a saber la realidad sobre la salud del Pontífice, sin dobles lecturas ni desagradables palabras que pudieran ocultar una situación médica normal en una persona de 86 años. Esa es la forma de proceder con transparencia y no faltar a la verdad por las famosas ‘razones de Estado’.

Dicen los expertos: ‘la neumonía en general se manifiesta con síntomas específicos como fiebre, tos con expectoración, disnea, escalofríos y dolores en el pecho. Hemos de observar que en el momento de la Audiencia General. JM Bergoglio no manifestó ninguno de estos síntomas. Lo único que estaba a la vista, eran las evidentes incapacidades físicas para caminar. Como se observó cuando lo ayudaban a subir y bajar del automóvil papal.

Para estos delicados momentos del Papa Francisco, nos hacemos partícipes de lo que, recientemente, ha señalado la Conferencia Episcopal Italiana; ‘Al desear al Santo Padre una pronta recuperación, la Presidencia encomienda al Señor  a los médicos y al personal sanitario que, con profesionalidad y dedicación, cuiden de él y de todos los enfermos’.

Consejo Editorial de revista ‘Reflexión y Liberación

Madrid – Santiago – Roma

Editor