Julio 15, 2024

Desafíos de la Inteligencia artificial para la cristiandad

 Desafíos de la Inteligencia artificial para la cristiandad

Abriendo este artículo sobre este tema, se me plantea una pregunta personal: ¿Qué pueden mis pobres recursos teológicos frente a esos “monstruos electrónicos” que pueden gestionar innombrables conocimientos y que, a demás, se lograr ponerse proactivos en el desarrollo humano?

Esta interacción progresiva de los “Big data” dejan en miniaturas los Wiki pedía y Google que nosotros, los peatones de la I.A. utilizamos para ampliar nuestros conocimientos limitados. La I.A. recoge por todos los medios de comunicaciones y las redes sociales, nuestros afanes, nuestros entusiasmos, también nuestros espantos. Su intrusión en nuestros celulares, en nuestra Tele , en los intercambios de los trabajos científicos y técnicos en las cifras de las bancas, los informes de prensa, los evento sociales, los problemas que surgen, computariza y sistematiza todas estas informaciones y con la ayuda de “super cálculos”( logaritmos) es capaz de tareas increíbles . Está buscando una eficiencia y una rentabilidad increíbles. Pero no estemos ciegos, estos trabajos en la onda serán financiados por quienes podrán usarlo. Estos podrán ser encargados a favor de unos y en dezmero de otros. La I.A. es una maquinaría inmensa y super poderosa que tiene y tendrá las mismas debilidades de todas la realizaciones humanas.

Es cierto que la cocinera encontrará todas las recetas y consejos que necesita, que el científico compartirá sin problema sus conocimientos, que el constructor podrá tener los robots para sus obras pero una cosa que nos puede preocupar por el momento es : ¿Cómo el A.I. podrá ayudar a creer y a ser cristiano hoy y mañana.?

De partida, no se debe olvidar que la I.A., cualquier dimensión o uso que se le da, es una ”maquina” que registra, calcula, analiza, procesa, diagnostica, programa y hasta actúa(la robótica)…No se le puede preguntar o pedir “creer o hacer creer o no creer”. Según sus informaciones la I.A. podrá , a lo más, “simular” que Dios existe o no pero sus limitaciones radican en no poder concluir jamás sus investigaciones y sus proposiciones. Por “artificial” e “increíble” que sea, la I.A. misma se declara necesitada de corregir sus propios errores. Es Dios omnisciente y eterno que ha creado los hombres a su imagen. Se descubrió la inteligencia “artificial” estudiando el funcionamiento de las neuronas del cerebro humano. La inteligencia humana ha progresado inventando la rueda, la escritura, la onda radio, la aviación, la electricidad, la electrónica, el internet…y la I.A. Se invita a los aficionados a la ciencia ficción leer los mitos de las primeras páginas de la Biblia: el diluvio, la torre de Babel…

Es evidente que la A.I. es poderosa y aporta un plus para los conocimientos de todos los hombres. Puede sumar las ciencias y las experiencias seculares, pueden abrir perspectivas, corregir malas interpretaciones, denunciar incoherencias, errores, prevenir de desviaciones, anticipar problemas, proponer soluciones inusitadas. Para abrir el tema de manera practica:

Un magnate musulmán ofrecía 25 millones de dólares para colocar los conocimientos tradicionales de la religión coránica en I.A. Se le contestó que era complejo porque el Corán tenía 1400 años de historia y que existen hoy 1.500 millones de esta creencia en el mundo.

En diversas aplicaciones, la Biblia misma se encuentra en todos los idiomas, en todas las versiones. Se puede pedirle a Google (u otro) una aplicación para encontrar la explicación o la interpretación de una palabra o de un versículo de un libro bíblico. También se encuentran en las redes sociales publicaciones, relaciones, opiniones y aportes de todas las instituciones religiosas, y de “influencers”( el Papa por ej.) A demás, se nos entregan informaciones, interacciones y consejos según nuestras preferencias que se recopilaron previamente de las redes sociales que utilizamos normalmente.

Una comunidad protestante tomó la iniciativa de organizar un culto virtual (creado totalmente por inteligencia artificial). A este culto en pantalla que duró 40 ‘, asistieron 300 personas, apareció un predicador negro barbudo … que dirigió cantos y oraciones y predicó. Las opiniones de los participantes fue que le faltó “alma” en el ambiente. Los católicos tienen sus transmisiones de misas televisivas…Algunos sacerdotes han reconocido que , por internet, se ayudaron de “aplicaciones” determinadas para hacer sus predicaciones y unos feligreses encuestados encontraron que se ganó en más claridad, y profundidad…

No faltó quien imaginó la creación de una religión “virtual” creada en las redes sociales con ídolo, credo, culto y moralidad, con sus respectivos “influencers” y robots…

El Papa Francisco ha abordado el tema de la A.I. en muchas reuniones e intervenciones. Destacó unos campos de reflexión en torno al desplazamiento de la fe por los medios tecnológicos, en torno a las interpretaciones virtuales de la fe y en torno a la evolución de la actuación moral e la interacción humana.

La I.A. no sustituye la fe sino que la ayuda para profundizar el conocimiento de Dios, para averiguar la calidad de las creencias…, es un apoyo para los teólogos en su trabajo.

Las críticas a la A.I. son múltiples. En la educación, su exaltación futurista puede desorientar la juventud postergando los valores humanos. Por ser virtual, reduce la dependencia de la espiritualidad. Pero en realidad, toda tecnología es “a-moral”, puede insinuar comportamiento sin decidirlo, busca solamente sistematización, alternativas y eficiencia. El mal uso de la I.A. proviene de las preguntas que se le hace y su marco de referencia . Su operatividad es costosa y, si no se controla, puede caer en mano de poderosos con dudosas intenciones que podrían abusar de las fantasías de la ciencia ficción, viciosamente conquistar poder, caer en operar injusticas , victimizar… Los ejemplos existentes ya son las redes sociales que se llenan de espiritualidades y religiosidades cómodas y simplonas , esas publicidades televisas que calculan el rating y insinuaciones eróticas para las ventas de alcohol y otras

Reflexionando al uso de la I.A. en nuestra Iglesia católica, se ve que no existe gran apurro de utilizar medios modernos. Las resistencias que pueden surgir en algunos sectores de la Iglesia provienen de los sectores más conservadores y tradicionales. Se entiende que con las ideas del “sobrenatural” se quiere reservar un espacio o una dimensión para el misterio divino. No se quiere poner una aureola al I.A. Pero, al respecto, es mejor calificar lo “artificial” de la I.A. como algo “fabricado” al lugar de pensarla cómo algo que sería”no natural”. Hay que superar la rivalidad que existió entre las creencias religiosas y las ciencias humanas. Las preguntas y respuestas existenciales de “sentido” y de “interpretaciones” no son temas para las ciencias , estas tienen suficientes problemas para explicar “cómo” funciona la humanidad y el mundo. La Institución eclesial debe respetar el manejo de las realidades temporales y no temer de tomar en cuentas sus aportes tecnológicos.

La misma Iglesia católica (universal) busca mantener un máximo de informaciones acerca de su repartición planetaria. Produciendo su anuario, sabe que no logrará jamás un informe integro de la “ fe” del pueblo católico. Las estadísticas sirven para su funcionamiento institucional, para la administración, para las orientaciones pastorales , pero más allá de las cifras de sacramentos, de clero, de religiosos, de movimientos, no se conocen evaluaciones. El Papa Francisco hace tremendos esfuerzos en la operatividad de reformas de todo tipo entre otras la “sinodalidad” pero al comparar las posibilidades del I.A. y dificultades del Papa se puede recordar lo que Jesús dijo del administrador “vivo” de la parábola: : “Los hijos de este mundo son en su generación más sagaces que los hijos de la luz”. La I.A. será capaz de hacerlo

mucho mejor en la Iglesia si se utilizan sus metodologías. ¿Sería el pueblo cristiano capaz de dejarse cuestionar? Acerca de la institución piramidal? Acerca del clero? Acerca de los temas que dejaron la Institución eclesial en crisis?

Un tema principal que merece un estudio serio porque es constitutivo de la cristiandad, es la evangelización. En las últimas décadas, se hablaron de “nueva evangelización”, de formación de laicos, de preocupación especial de los pobres, de comunidades abiertas… Las orientaciones pastorales de las conferencias nacionales y diocesanos han analizado las situaciones del país, de la época, se priorizaron repetitivamente, por ejemplo, el tema de la juventud pero mucho más que mantener las instituciones educativas, no pasó.

Otro ejemplo es la priorización de la familia, el matrimonio … las comunidades o movimientos se recluyen entre “casados” por la iglesia. Los clérigos y religiosos tradicionales encargados tradicionales de la promoción de la fe no parecen a la altura de los desafíos de la sociedad. Una carencia grave, repitámoslo, es también la ausencia casi sistemática de evaluaciones serias de cada una de las practicas existentes ( nuncios, parroquias, colegios, universidades, movimientos, sacramentos…) Pero al lugar de acusar de deficiencia la institución, vale mejor pensar que “ de repente” el Espíritu de Dios sopla donde quiere. La I.A. se presenta como un signo de los tiempos para la conducción del pueblo de Dios. Es un medio humano que tiene muchas posibilidades para ser utilizado para la evangelización.

La teología es la inteligencia tradicional de la Iglesia y es la que ya utiliza medios técnicos para la exegesis. Los escritos de la Tradición eclesial esta de acceso mucho más fácil. Todo empieza a ser computarizado, traducido, publicado, intercambiado. Los teólogos tienen la tarea mucho más fácil que los monjes de la Edad Media). La teología de hoy está en deuda si uno la compara con la época del concilio Vaticano II. La I.A puede ser una herramienta de análisis y diagnostico, una herramienta proactiva que puede ayudar a crear soluciones a los problemas, puede crear nuevos emprendimientos, seguimientos de realizaciones, evaluaciones…

Pensando por ejemplo a la teología de la Liberación. Esta se sumó a la búsqueda de la cristiandad de América Latina para colaborar a abolir las injusticias sociales del continente y así ir creando una sociedad nueva. No logró el respaldo de la institución eclesial sin embargo se mantuvo al lado de las comunidades cristianas en defensa de los oprimidos. Sin duda esta conciencia cristiana liberadora necesita hoy una vitalización en las comunidades cristianas, necesita mayores proyecciones, trabajos, necesita de mejores intercambios , de ” influencers”… No solamente se necesita recursos para hacer esta promoción, lo que hace falta es una especial inteligencia de un laicado político liberado , unas nuevas relaciones, campañas y acciones …. A esto puede servir la I.A.

Para no perder la brújula en esta metodología tan compleja, leamos lo que dijo San Pablo:

“Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad , soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Aunque tuviera el don de profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia , aunque que tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas , si no tengo caridad , nada soy …”( Icor. 13, 1ss).

Paul Buchet

Editor