Febrero 22, 2024

Israel mata a un niño cada 15 minutos en +Gaza

 Israel mata a un niño cada 15 minutos en +Gaza

Nunca hubo una guerra como la lanzada hoy por “Israel” en la Franja de Gaza, por varias consideraciones, en particular por sus numerosas víctimas infantiles, no en términos de número de muertes, sino según otros indicadores básicos como el porcentaje de niños amenazados de perder la vida.

Este porcentaje en la Franja de Gaza, a diferencia de todas las guerras y conflictos del mundo, es casi exactamente del 100 por ciento. Todos los niños en la Franja de Gaza corren actualmente riesgo de muerte, lesiones o hambre sin la más mínima excepción. Los datos de la ONU confirman que la ocupación israelí mata a un niño palestino en Gaza cada un cuarto de hora desde el 7 de octubre.

Otro indicador importante es el porcentaje de niños del número total de muertes resultantes de la guerra, que en la Franja de Gaza es muy grande y supera el 43 por ciento, mientras que en el resto de las guerras es mucho menor, lo que contribuyó a cambiar la posición internacional popular sobre “Israel” y su narrativa: hechos y eventos falsos, así como otros efectos del desplazamiento repetido, el hambre, el daño psicológico, las lesiones y la pérdida de familiares.

Los niños son el 47 por ciento de la población de la Franja de Gaza

Lo que distingue la composición demográfica de la Franja de Gaza es que los niños (de 17 años o menos) constituyen alrededor del 47 poor ciento de la población total de la Franja, según datos de la Oficina Central Palestina de Estadísticas.

El número de niños en la Franja de Gaza a mediados del año pasado era de un millón 46. Los varones constituyen alrededor del 51 por ciento.

La lectura de estos datos muestra que alrededor del 59,3 por ciento de los niños tienen menos de nueve años, y el porcentaje aumenta al 85,8 si se suma la categoría de los que tienen entre nueve y catorce años.

También llama la atención el porcentaje de niños que trabaja (ya sea con o sin sueldo) en la Franja de Gaza. No superó el uno por ciento en 2022, a pesar de las condiciones del asedio impuesto desde 2007, mientras que este porcentaje en el Cisjordania era alrededor del cinco. Los niños trabajadores matriculados en las escuelas ascendió a alrededor del 0,4 por ciento en la Franja de Gaza, en comparación con el dos por ciento en Cisjordania, lo que hipotéticamente significa un aumento en el porcentaje de matricula en la educación, como lo demuestra el hecho de que la tasa de analfabetismo entre los niños de 15 años y menos no supera el 2,3 por ciento en Cisjordania y la Franja de Gaza juntas.

No sólo eso, sino que el 82 por ciento de los niños de Gaza de entre 10 y 17 años utilizan Internet, y sólo el 19 de la misma edad poseen un teléfono móvil.

Todo esto puede convertir a los niños en las primeras víctimas de cualquier guerra en la que se apunte artillería y misiles contra barrios residenciales, incluidos sus hogares, escuelas, hospitales y lugares de culto. Pero en el caso de la agresión israelí, esto no es sólo el caso. Las declaraciones racistas emitidas por funcionarios sionistas confirman que atacar a niños con bombas y misiles es un acto de genocidio. Está sistematizado para este grupo de edad y su objetivo es provocar cambios en la composición demográfica y poblacional de la Franja, que, en la actualidad, en opinión de los líderes de la ocupación, es una composición aterradora para el futuro de “Israel”. De lo contrario, ¿cuál es la razón de esta insistencia, durante unos 120 días, en atacar barrios residenciales a pesar de que el número de víctimas ya es conocido y esperado por adelantado?.

Cifras impactantes y aterradoras

Es cierto que antes del siete de octubre pasado, los niños de Gaza no eran inmunes a las balas de la ocupación y sus prácticas, y las estimaciones de UNICEF antes de la guerra actual indicaban que había alrededor de 500 mil niños en la Franja que necesitaban servicios de salud y psicológicos. Las operaciones de apoyo y documentación anuales muestran cada año muchos niños muertos.

Por ejemplo, en el año 2021 murieron unos 61 niños solo en la Franja de Gaza a causa de las balas de la ocupación israelí, pero la agresión actual perjudicó las condiciones de los niños de la Franja de Gaza, expuestos a la muerte o lesiones, hambre, enfermedades y frío, y ahora necesitan apoyo psicológico.

Con la continuación de la agresión y la frecuencia de los detalles de las horribles masacres cometidas a diario, la profundidad de la tragedia vivida por los niños de la Franja de Gaza comenzó a ser cada vez más evidente para el mundo y, en palabras de los funcionarios de la ONU algunos de los cuales acudieron a los medios para hablar de 1,1 millones de niños que están amenazados por la desnutrición y las enfermedades, y que también necesitan apoyo psicológico, además de más de 17 mil niños que fueron separados de sus familias, y alrededor de 20 mil nacieron en condiciones sanitarias y humanitarias extremadamente difíciles que amenazan sus vidas y las de sus madres por la ausencia de los requisitos mínimos de atención sanitaria y nutrición adecuada, además de miles de casos que necesitan atención sanitaria de alto nivel que no está disponible en los hospitales de Gaza.

Por lo tanto, el cese de la agresión no significa la desaparición del peligro para los niños de la Franja de Gaza, dada la magnitud de las enormes necesidades requeridas en varios niveles y niveles, de las cuales parece que sólo unas pocas estarán disponibles debido a la escasa financiación de ayuda internacional y el tambaleante proceso de reconstrucción de la Franja de Gaza, como ocurre con las guerras anteriores a las que estuvo expuesta. Por tanto, la conclusión es que la actual agresión dejará una profunda “cicatriz” en el cuerpo de la infancia de la Franja de Gaza que no desaparecerá con facilidad. 

Todas estas cifras, impactantes para la opinión pública y sin precedentes en cualquier guerra, apenas se mencionan en comparación con las tristes historias de los niños de la Franja de Gaza. Cada niño de la Franja de Gaza tiene una historia triste, y no es sólo una cifra que puede  plantearse en una reunión o incluirse en un comunicado de prensa. ¿Y qué si el horror de las cifras se combina con la tragedia de las historias humanas?

Por lo tanto, la incapacidad de la comunidad internacional y de los países árabes e islámicos, especialmente para ayudar a los niños de Gaza, seguirá siendo una vergüenza para esos países y organizaciones y una maldición que los persigue de generación en generación, y no  menos que la israelí… El asesino y el que guarda silencio sobre matar están en el mismo lado.

Ziad Ghoson / Periodista en Oriente Medio

Canal Satelital Pan-Arabe – Reflexión y Liberación

Editor