Junio 24, 2024

Grecia: ‘El amor de Dios es para todos’

 Grecia: ‘El amor de Dios es para todos’

La Iglesia Ortodoxa griega es muy estricta con la homosexualidad, pero hay algunas voces más equilibradas que juzgan esta situación de forma más cristiana. Presentamos la reflexión de un padre espiritual sobre cómo los ortodoxos deben juzgar a estas personas. Algunos pasajes se asemejan mucho a la posición de la Iglesia católica.

Usar el término homosexual o gay está mal. La esencia de nuestra identidad no está dada por nuestras acciones. Nos deshonramos a nosotros mismos, especialmente a los cristianos, si nos atribuimos a nosotros mismos o a otros una identidad basada en acciones, comportamientos o vida sexual (¡por ejemplo, llamar a alguien cristiano gay!). Somos algo mucho más elevado. Nuestra identidad es cristianos, hijos de Dios. Por esta razón utilizamos abusivamente el término gay para definir a un cristiano. ¡Ay, entonces, si una persona creada a imagen de Dios, destinada a la theosis (divinización), es juzgada por su sexualidad, definiendo así su identidad!

El amor de Dios es para todos. Cristo nos ama a cada uno de nosotros, tal como somos. Nadie pierde nunca su amor. Esto es lo que toda persona debería creer y sentir, independientemente de su identidad sexual.

Además, nadie pierde jamás su valor a los ojos de Dios: como persona tiene un valor infinito, cualquiera que sea su identidad sexual, ¡porque Cristo derramó su sangre por él!

 No hay quien culpar. El odio, la ironía, la burla, la condena, el insulto hacia una persona homosexual son pecados. Es deber del cristiano respetar, hablar bondadosa y moralmente, amar a cada hermano o hermana y honrarlos como imagen de Dios, incluso si sus opiniones teológicas difieren.

Las actitudes y palabras duras, retórica y prácticas de odio de algunos miembros del clero y laicos de la Iglesia hacia la homosexualidad no representan la posición de la Iglesia sobre este tema, sino que son opiniones personales expresadas por y con su propia sensibilidad y es una gran injusticia atribuirlos a la Iglesia.

¡La Iglesia es el hogar de todos nosotros! No es un club de santos, sino un hospital de enfermos. Un homosexual en la Iglesia tiene exactamente los mismos derechos que todos los demás. No es inferior a nadie. Es miembro de la Iglesia igual a todos los demás. Menospreciar a alguien, por tanto, es un pecado grave que afecta al mismo Dios.

Como ocurre con todos los pecados, no es el pecador el que es rechazado, sino el pecado. Damos la bienvenida al pecador pero no al pecado.

El argumento según el cual la Iglesia habla de homosexualidad cuando tiene tantos escándalos – lamentablemente muchos confunden a la Iglesia ortodoxa con los escándalos de los católicos – y acoge también a homosexuales en sus filas, es absurdo, es populismo y conduce a una discusión estéril.

¡Entonces los Apóstoles no deberían haber hablado de avaricia, porque uno de ellos, Judas, era un avaro! Es un tema serio. ¡La Iglesia y sus Cánones predican lo mismo a sus propios miembros! El problema no es lo que hacen algunos cristianos –ya sean clérigos o laicos– sino lo que enseña el cristianismo.

La actitud de una familia cristiana. Una familia cristiana nunca rechaza ni expulsa a su hijo por su identidad sexual. El amor familiar es irreversible y no cambia, aunque no concuerde teológicamente con una determinada actitud de vida. De hecho, esta negativa podría crear un trauma psicológico. Nuestros corazones y nuestro hogar están siempre abiertos a nuestros hijos.

Así como los que estaban fuera del Arca se salvaron del diluvio, así los que están fuera de la Iglesia pueden salvarse’ (S. Cipriano). La Iglesia nunca persigue a nadie. Es el abrazo de Cristo para todos nosotros.

Yannis Spiteris, OFM Cap.

Editor