|Sábado, Septiembre 21, 2019
You are here: Home » Sin categoría » Los que no marchan

Los que no marchan 

file_20151022154630

El envejecimiento poblacional y sus problemas asociados nos llaman como país a preocuparnos y a ocuparnos. Para 2025 los mayores de 60 años representarán el 24% de la población del país, superando al grupo etario de menores de 15 años. Las expectativas de vida han aumentado aceleradamente, transitando desde la década del 50, cuyas expectativas de vida al nacer eran 50 años, a la actual, que supera en promedio los 80 años. Este nuevo escenario de envejecimiento conlleva un aumento en la prevalencia de dependencia física (24,1%) y la prevalencia de demencia en mayores de 65 años. Esta se estima que afecta entre el 5 y 8% de la población mayor, condición que se duplica cada cinco años a partir de los 60 años, llegando a un 30-40% en mayores de 85 años (Minsal, 2010).

Pero estos adultos mayores en estado de pobreza y abandono no marchan por sus derechos, menos aun los que tienen alguna condición de dependencia, y quienes además viven en condición de extrema pobreza, ellos están en la más absoluta invisibilidad.

Quienes trabajamos en acoger, devolver la dignidad y acompañar a las personas mayores más pobres y vulnerables en su última etapa de la vida en Hogares, vemos con preocupación e indignación la falta de planificación y políticas públicas hacia estas personas, cuya condición de dependencia y deterioro aumenta rápidamente, lo que también sucede con los costos asociados a su cuidado.

Tenemos certeza que al no contar con políticas públicas que aseguren el financiamiento de una vida digna para las personas mayores, esta situación se volverá inmanejable en el corto plazo, una emergencia social, a la que no solo llegaremos tarde como sociedad, sino que las soluciones serán más caras mientras más tiempo pase.

En este tiempo en que se reflexiona sobre una nueva Constitución para el país, y que se planifican programas con miras a las elecciones, quienes trabajamos por y con los adultos mayores en extrema pobreza y abandono invitamos a generar un debate urgente respecto de la situación de más 568 mil personas, quienes no pueden seguir esperando. Sabemos que es tarde, pero no dejemos que sea demasiado tarde.

Hna. Adelina Arroyo, Pamela Mardones, Eugenio Valenzuela, SJ

Felipe Gross, Gerardo Arévalo, Mauricio Baeza, León Guzmán.

Fundación de Ancianos Villa Padre Hurtado.

Related posts: