|Miércoles, Octubre 16, 2019
You are here: Home » Artículos Destacados » El banquero Gotti Tedeschi acusa al Papa de 7 herejías

El banquero Gotti Tedeschi acusa al Papa de 7 herejías 

Libro-Gotti-Tedeschi-36

Después de una serie de anuncios vía Twitter por parte de sitios tradicionalistas, gracias a la red de blogs, sitios y periódicos en línea vinculados con las facciones anti-Francisco, el 23 de septiembre de 2017 a media noche fue publicada la anunciada «corrección formal» al Papa Bergoglio por presuntos errores contenidos en la exhortación post-sinodal «Amoris laetitia».

Pero, sorpresivamente, el documento, que según lo afirmado por quienes lo ha publicado habría sido entregado al Papa el 11 de agosto, no contiene las firmas de ningún cardenal: no aparecen el arzobispo emérito de Bosnia, Carlo Caffarra (que falleció el 6 de septiembre y que, a decir verdad, nunca se quiso referir a «corrección» al Papa) ni el purpurado estadounidense Raymond Leo Burke, el primero que usó la expresión aunque no tenga bases histórico-canónicas serias; tampoco aparece la firma del anciano purpurado alemán Walter Brandmüller. Y ninguno de los obispos en comunión con Roma firmó el documento, ni siquiera el auxiliar de Astana Athanasius Schneider, el más expuesto mediáticamente en las críticas contra el Pontífice. La única firma de un obispo es la del superior de la Fraternidad San Pío X, Bernard Fellay.

La «corrección formal» presentada en forma de «corrección filial», firmada por 62 personas (40 son los primeros firmantes, los demás se han añadido recientemente) fue dada a conocer al unísono en Estados Unidos por el sitio ultra-tradicionalista «Rorate caeli» y en Italia, por el blog de Sandro Magister, por la «Nuova Bussola Quotidiana» (dirigida por Riccardo Cascioli) y por el sitio «Corrispondenza Romana» (del profesor Roberto De Mattei, uno de los firmantes).

En el texto se afirma que «por medio de palabras, actos y omisiones y por medio de pasajes del documento “Amoris laetitia”, Su Santidad ha sostenido, directa o indirectamente (con cuál y cuánta conciencia no lo sabemos ni pretendemos juzgarlo), las siguientes proposiciones falsas y herejes, propagadas en la Iglesia tanto con el público oficio como con actos privados». Sigue el elenco de las presuntas 7 falsas afirmaciones que los firmantes deducen de su interpretación del documento papal y de otras afirmaciones del Pontífice.

«1. Una persona justificada no tiene la fuerza, con la gracia de Dios, para seguir las exigencias objetivas de la ley divina, como si cualquiera de los mandamientos de Dios fuera imposible para los justificados; o como significando que la gracia de Dios, cuando produce la justificación del individuo, no produce invariablemente, y de su propia naturaleza, la conversión de todo pecado grave, o no es suficiente para la conversión de todo pecado grave.»

«2. Los católicos que han obtenido el divorcio civil del cónyuge con el cual están válidamente casados y han contraído un matrimonio civil con alguna otra persona durante la vida de su cónyuge, y que viven more uxorio con su pareja civil, y que eligen permanecer en este estado con pleno conocimiento de la naturaleza de su acto y con pleno consentimiento de la voluntad del acto, no están necesariamente en un estado de pecado mortal, y pueden recibir la gracia santificante y crecer en la caridad.»

«3. Un creyente católico puede tener pleno conocimiento de una ley divina y elegir violarla voluntariamente en una materia grave, pero no estar en un estado de pecado mortal como resultado de este acto.»

«4. Una persona, mientras obedece una prohibición divina, puede pecar contra Dios por medio de este mismo acto de obediencia.»

«5. La conciencia puede juzgar verdadera y correctamente que los actos sexuales entre personas que han contraído un matrimonio civil entre sí, aunque uno, o ambos, esté sacramentalmente casado con otra persona, a veces pueden ser moralmente correctos o reclamados o incluso mandados por Dios.»

«6. Los principios morales y las verdades morales contenidos en la revelación divina y en la ley natural no incluyen prohibiciones que condenan absolutamente ciertos tipos de actos, porque son siempre gravemente ilícitos a causa de su objeto.»

«7. Nuestro Señor Jesucristo quiere que la Iglesia abandone su antiquísima disciplina de denegar la Eucaristía a los divorciados y nuevamente casados, y de denegar la absolución a los divorciados y nuevamente casados que no expresen ninguna contrición, ni el propósito firme de enmendarse de su actual estado de vida Dios.»

«Todas estas proposiciones —concluyen los firmantes— contradicen verdades que son divinamente reveladas, y que los católicos deben creer con el asentimiento de la fe divina […] Al enunciar estas siete proposiciones, no pretendemos dar una lista exhaustiva de todas las herejías y errores que un lector imparcial, intentando leer “Amoris laetitia” en su sentido natural y obvio, consideraría como afirmadas, sugeridas o favorecidas por este documento. Una carta enviada a todos los cardenales de la Iglesia y a los patriarcas orientales enumera 19 proposiciones como tales. Más bien, pretendemos listar las proposiciones que las palabras, hechos y omisiones de Su Santidad, tal como ya fueron descritas, han efectivamente apoyado y propagado, para grave e inminente peligro de las almas».

El documento y la lista de sus firmantes está en línea en un sitio traducido a siete lenguas: las 7 herejías formuladas en latín van acompañadas de otros materiales. La firma, por varias razones, más relevante pues es la que más tiene que ver con el mundo vaticano, es la del banquero italiano Ettore Gotti Tedeschi, que fue presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), a quien corrieron en 2012. Además del nombre de Fellay, hay otras firmas de sacerdotes, estudiosos, periodistas y blogueros de diferentes naciones, directamente relacionados con el mundo lefebvriano, del tradicionalismo y de la derecha católica. 

Andrea Tornielli   –   Ciudad del Vaticano

Vatican Insider   –   Reflexión y Liberación

Related posts: