|Jueves, Julio 9, 2020
You are here: Home » Sin categoría » Laicado de Osorno responde a la CECH

Laicado de Osorno responde a la CECH 

21743357_10213091837423108_8371020519026394415_n

DECLARACIÓN EN RESPUESTA AL COMITÉ PERMANENTE CECH

 Ante la declaración pública del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh), por lo sucedido en la catedral San Mateo de Osorno el pasado 18 de septiembre, como comunidad de laicos y laicas de Osorno, declaramos:

  1. En su primer numerando señalan que “un grupo de personas que manifiestan su pertenencia a la Iglesia han irrumpido […] mientras […] autoridades y fieles daban gracias a Dios”. Al respecto, nos duele que se nos desconozca como hermanos en la fe borrando con el codo lo que escribimos juntos en los encuentros con ustedes en Punta de Tralca y en Santiago. Del mismo modo, no nos parece adecuado el vocablo “irrumpir” en la medida que nosotros éramos parte de la asamblea.
    Cuánto hubiésemos querido que en su comunicado, el primer párrafo haya sido dedicado a reconocer lo que sufrimos, sin embargo, en todas sus palabras no hubo ningún atisbo de misericordia para Osorno. Si por clamar justicia se nos acusa de ofender a Dios, ¿no consideran que el problema de la Iglesia en Osorno es una herida abierta en el Cuerpo de Cristo?
  2. En el segundo numerando reconocen el derecho a expresar muestras posturas e ideas a los pastores. Al respecto, el tenor de sus palabras no nos parece adecuado, en la medida que nacen de la idea implícita que los pastores deciden por nosotros, cuando la labor de ustedes es iluminar la toma de decisiones del laicado.
  3. En el mismo numerando, sentencian que nuestra forma de protestar “constituye una grave falta”. A este respecto, no nos queda del todo claro el contenido de esa afirmación: ¿se nos imputa profanar el templo? ¿qué consecuencia canónica pesa sobre nosotros?
  4. Como hermanos en la fe, recordamos que el templo físico no es sagrado en sí mismo sino en la medida que la comunidad que se reúne allí. Por ser creados a imagen y semejanza de Dios, lo sagrado es la persona humana. Por tanto, ¿qué es más grave: levantar carteles en un templo de piedra o profanar los templos vivos de menores de edad?

Emplazamos públicamente a la CECh a ser valientes al responder estas inquietudes.

  1. En el tercer numerando, manifiestan su “apoyo a la labor pastoral del obispo”, sobre aquello, ¿a qué labor pastoral? Cabe recordar que a casi tres años de la imposición del obispo Juan Barros, la diócesis no tiene un plan pastoral, crítica no sólo nuestra sino del clero osornino y que ustedes muy bien conocen.
  2. En ese mismo último párrafo, piden al Señor el don de la Comunión, desconociendo que esta común unión se alcanza con unidad, y que por definición, el pastor diocesano debe ser signo de ello. No obstante, el obispo Barros ha reconocido no serlo pero que aún así no renunciará. (Fuente: Radio Bio Bio 04.VIII.17). ¿Cómo alcanzar la comunión cuando quien debe custodiarla parece no importarle su antitestimonio? Consideramos que centrar sólo su mirada en el cumplimiento cabal del rito desconociendo la división diocesana, contradice la Palabra de Dios que señala “donde hay división no hay cena del Señor”. (1Cor 11, 20).
  3. Finalmente preguntamos a los firmantes, ¿por qué el afán de respaldar al obispo Barros ahora cuando ninguno de ustedes vino a su toma de posesión el 21 de marzo de 2015? Anhelamos que la pronta visita del Papa no sea la causal de un cambio de actitud en ustedes, porque debemos temer más al juicio de Dios que al de los hombres. (Cfr. Is 8, 13).

COMUNIDAD DE LAICOS Y LAICAS DE OSORNO

25 de Septiembre de 2017.

Related posts: