|Lunes, Agosto 15, 2022
You are here: Home » Temas de Sociedad » ‘Soy hijo de un Sacerdote pedófilo’

‘Soy hijo de un Sacerdote pedófilo’ 

6505465_15123947_fioglio_prete_pedofilo_mamma_abusata_eric_zattoni_storia_cosa_e_successo (1)

‘Eric Zattoni: Tengo 40 años, vivo en la provincia de Ferrara, soy hijo del sacerdote pedófilo Pietro Tosi. Mi madre fue abusada en 1981’.

Se conecta vía Zoom y cuenta su impactante historia como hijo de un cura pedófilo y una madre abusada cuando solo tenía 14 años. Una vida pasada en un área gris, bajo un manto de silencio y vergüenza y mucho dolor. Es el rostro de una Iglesia feroz que describe Eric Zattoni cuando comienza a hablar en el seminario de  víctimas italianas organizado por varias asociaciones.

Aparece desde el salón de su casa, su voz es tranquila pero por momentos uno intuye que debe respirar hondo y respirar hondo: ‘Tengo 40 años, vivo en la provincia de Ferrara, soy el hijo del sacerdote pedófilo Pietro Tosi. Mi madre fue abusada en 1981. Mi familia me dijo que, por supuesto, trataron de denunciar el incidente al obispo de la época, Monseñor Franceschi, quien  sugirió que no se lo contara a nadie. Entonces mi madre y su hermano acudieron a un abogado para demandar al sacerdote, pero la respuesta de la Diócesis fue una amenaza. En ese momento vivían en una casa propiedad de la curia. La amenaza era el desalojo, que luego sucedió. Echaron a mi madre y a mí también’.

Eric Zattoni, una historia de violencia

Solo mucho tiempo después, la familia Zattoni acudió a los Tribunales. Era 2010. En esos años, incluso en Italia se empazaba a hablar abiertamente de abusos gracias a la ola de investigaciones americanas, a la película Spotlighty artículos de prensa. Sin embargo, el delito de 1981 estaba prescrito y no había nada más que hacer. ‘Me hice la prueba de ADN, lo mismo tuvo que hacer el cura a quien siguió su confesión. A pesar de esto siguió siendo sacerdote, nunca fue suspendido por ningún obispo, aunque obviamente todos lo sabían. Solo después de una mayor insistencia de mi parte, cuando ya era un adulto y podía defenderme, fue removido. Mientras tanto, han pasado tres Papas, 5 obispos de Ferrara, varios cardenales a la Congregación de la Fe -incluido Ratzinger- que obviamente sabía muy bien que había sucedido en Ferrara. Nadie ha hecho nunca nada para curar este crimen. Fui criado por mi madre, una muy buena madre en la que todavía leo el trauma, la condición de víctima, de persona abandonada a sí misma’.

Al testimonio de este hombre le sigue el de Francesco Zanardi, fundador de Rete l’Abuso, el de otra víctima de un cura de Enna (que está en proceso civil). Se anuncia que pronto pondrá en línea la primera base de datos de casos de pedofilia constatados en Italia. Se basa en datos cruzados de la prensa y los fiscales.

De momento el fenómeno por parte de la Iglesia italiana es casi desconocido porque la CEI nunca ha querido crear un Dossier real y completo y, todavía hoy, se niega a abrir los archivos diocesanos (como han hecho otras conferencias episcopales en Europa) para conocer en profundidad y medir históricamente el fenómeno.

Las víctimas, durante la conexión por Zoom, calificaron de inadmisible la reciente propuesta hecha por el cardenal Gualtiero Bassetti de poner en marcha una comisión de investigación. En su opinión, la comisión de investigación propuesta no es imparcial y verdaderamente independiente, ya que se basa únicamente en datos (recientes) de los centros de escucha diocesanos. ‘Sería demasiado parcial y no objetivo. Estos centros no tienen el carácter de tercero. Por eso la propuesta de Bassetti es inadmisible’.

Mientras la CEI sigue postergando un análisis (incluso histórico) del fenómeno de la pederastia en todo el territorio nacional, frenando cualquier posible investigación dentro de sus archivos diocesanos, un grupo de asociaciones se ha movilizado así para mapear el flagelo de los abusos, recopilando, catalogando, clasificando todo el material disponible hasta el momento.

El archivo se pondrá en línea el viernes 18 de febrero mostrando, por ahora, los primeros 50 casos registrados y constatados, con más de 140 víctimas. A medida que se procese la gran cantidad de documentos, el sitio se actualizará en tiempo real. Por el momento, más de 300 eventos ya han sido objeto de verificación y están en proceso de publicación.

El nombre del sacerdote aparecerá en la base de datos especificando si ha sido condenado o aún está bajo investigación, el tipo de delito imputado, el número conocido de víctimas, el año en que se cometió el delito impugnado/cometido, la fecha en que se conoció el caso, la diócesis a la que pertenece. Cualquier sanción canónica sufrida por el clérigo (sanción que no siempre ha sido hecha por la Iglesia) también está relacionada con este aspecto.

Un numerador mantendrá actualizado el cómputo de los eclesiásticos implicados y de sus víctimas, mientras que una parte del sitio se dedicará al archivo de fuentes periodísticas y documentos que acrediten la denuncia, la investigación, el posible procedimiento procesal y la posible condena en forma definitiva del infractor. El primer mapeo de este tipo fue realizado por Francesco Zanardi en 2010, ex víctima de un sacerdote pedófilo de Savona. Como víctima repite que ‘la violencia de un adulto sobre un niño es definida por psiquiatras y psicoterapeutas como un asesinato psíquico’.

Il Messaggero – Roma

Related posts: