|Sábado, Mayo 28, 2022
You are here: Home » Artículos Destacados » Esta guerra no es una guerra santa y bendita

Esta guerra no es una guerra santa y bendita 

17-1


El Patriarca Ecuménico Bartolomé presidió las Vísperas Solemnes del Quinto Domingo de Cuaresma en la Iglesia de la Santísima Trinidad en Stavrodromi.

El servicio fue co-oficiado por el anciano metropolitano Emmanuel de Calcedonia, el metropolitano Crisóstomos de Myra, el metropolitano Andreas de Saranda Ekklisies, jefe jerárquico de la Gran Comunidad de Stravrodromi, el metropolitano Ioakeim de Bursa, los obispos Adriano de Alikarnassus y Benjamin de Tralleon, arzobispo de Amidis (Diyarbakır) Ramzi Garmou, Jefe de la Iglesia Caldeo-Católica en Turquía, Obispo de los Católicos Romanos en Constantinopla Massimiliano Palinuro con sacerdotes, monjes y monjas de su Comunidad, el Cónsul de Grecia en Constantinopla Stavros Christodoulides, y fieles de Constantinopla y del extranjero .

El patriarca ecuménico, dando la bienvenida a los obispos y fieles católicos romanos, se refirió, entre otras cosas, a su reciente visita oficial a Polonia, por invitación del presidente Andrzej Duda, donde se reunió con refugiados de Ucrania, que huyeron allí tras la invasión rusa de su patria. .

El Patriarca Ecuménico elogió a las autoridades y al pueblo de Polonia por su cálida acogida, hospitalidad y amor cristiano por los refugiados y reiteró: “Esta guerra, como dije en Polonia, no es una guerra santa y bendita, como algunos afirman”.

Es una guerra maligna, una guerra profana. Hay que rezar para que se acabe cuanto antes. Oramos por la paz. Organizamos [en Polonia] una oración por la paz en el Templo Católico de la Universidad Stefan Wyszyński. Debemos orar constantemente por la restauración de la paz en Ucrania y en todo el mundo”.

Inmediatamente después, tuvo lugar un discurso detallado en inglés del Gran Ecclesiarchos Aetios, Director de la Oficina Patriarcal Privada, titulado “Sinodalidad: principio común de la tradición canónica oriental y occidental y su implementación en la Iglesia ortodoxa actual”.

 Antes del Servicio de Vísperas, el Patriarca inauguró el reloj que se colocó en el patio de la Iglesia circundante, por iniciativa del Comité Ephorate de la Gran Comunidad de Stavrodromi, que quiso dedicárselo, honrando con esta obra el aniversario de 30 años del ministerio patriarcal del Patriarca Ecuménico.En su intervención, el Presidente del Comité de Eforato de la Comunidad, Georgios Papaliaris, dijo que se trata de un antiguo reloj suizo, que luego de ser conservado fue colocado en la antigua chimenea histórica que existía en el patio de la Iglesia, mientras el espacio era moldeado con piedras ofrecido por la Municipalidad Metropolitana de Constantinopla.

“Dentro del reloj, para indicar la hora, hay una pequeña campana que nos ofrece el clero católico de la Iglesia de San Antonio en Padua. Tal vez su sonido te suene familiar, y probablemente tengas razón. La campana está vinculada a un hecho real, que le concierne personalmente, Su Santidad.

Es una campana que perteneció al primer ferry que entró en la línea de Imbros, el Gökçeada de 1974, un barco que viajó durante muchos años y selló una era para nuestro Imbros.

Finalmente, en la parte superior del reloj, hay una medalla con dos caras de la medalla conmemorativa del 30 aniversario, mientras que en la base hay una inscripción en cuatro idiomas que recuerda el evento de hoy”.

El Patriarca agradeció al Presidente y a los miembros del Comité de Ephorate de la Gran Comunidad de Stavrodromi por sus cálidas expresiones de amor y honor hacia él, así como por su trabajo en general, y les ofreció un reloj de mesa.

OrthodoxTimes

www.reflexionyliberacion.cl

Related posts: