Marzo 3, 2024

El consumo humano de plásticos

 El consumo humano de plásticos

Con una de cada 10 personas en el mundo pasando hambre, los precios de los alimentos alcanzando niveles récord y el empeoramiento de las condiciones ambientales y climáticas, es hora de que la población mundial de 8 mil millones coma algo que esté disponible y sea abundante y económico: plásticos.

Su introducción a principios del siglo XX inició el rápido inicio de la era de los plásticos. Hoy en día, los plásticos son omnipresentes, se transportan y almacenan fácilmente y se accede a ellos con facilidad incluso en los rincones más remotos del mundo.

Los plásticos se han convertido en una parte integral de la vida diaria humana desde el nacimiento hasta la muerte, infiltrándose por completo en el medio ambiente del planeta Tierra. Se pueden encontrar en cualquier lugar, incluso en el agua, en la tierra e incluso en la atmósfera.

Cada año, el mundo produce aproximadamente 400 millones de toneladas métricas de plástico. Eso equivale a unos 50 kilogramos de plásticos, o 110 libras, por cada persona en el planeta.

Comer plásticos resolvería el problema del hambre en el mundo para cientos de millones de personas y ofrecería muchas otras ventajas. Los plásticos podrían usarse como complemento alimenticio para animales de granja, especialmente para cerdos, pero también para ganado vacuno, ovino, caprino, pollos, etc., así como un alimento complementario para peces y otros animales salvajes acuáticos, muchos de los cuales ya comen plásticos.

Es muy poco probable que las personas acepten voluntariamente recortes en el uso actual de plásticos. Comer plásticos también eliminaría en gran medida el proceso costoso, ineficaz y molesto de pedirle a la gente que recicle sus plásticos.

El costo es la razón principal por la cual se recicla menos de una décima parte de los plásticos producidos anualmente. Para las industrias del plástico, los costos de reciclaje son mucho mayores que los costos de producción de nuevos plásticos.

En lugar de la problemática cultura actual de desechar plásticos, comer plásticos fomentaría una cultura de ‘consumir’. Una transformación cultural de este tipo para mantener y consumir plásticos sin duda sería bien recibida por personas de todo el mundo.

Una cultura de mantener y consumir plásticos sería ambientalmente racional, rentable y económicamente sostenible. En lugar de verter más de 10 millones de toneladas métricas de plásticos en los océanos anualmente, los humanos podrían simplemente comer sus plásticos en la comodidad de sus hogares.

El consumo humano y ganadero de plásticos mantendría los océanos limpios y reduciría la contaminación. Los plásticos que ingresan accidentalmente a los océanos pueden ser consumidos por peces y otros animales salvajes.

En 2021, China produjo alrededor de un tercio de los materiales plásticos mundiales. Luego le siguió América del Norte, el resto de Asia y Europa con 18, 17 y 15 %, respectivamente. Sustancialmente más bajos en la producción de plásticos con cada uno menos del 10 % fueron el resto de las regiones.

El cuerpo de las personas evolucionará al consumo de plásticos. Ese proceso evolutivo será similar al de las personas que comen comida chatarra procesada. Pero al igual que la comida chatarra, los bebés no deben consumir microplásticos y los niños pequeños deben limitar su consumo.

Aquellos con problemas de salud existentes pueden experimentar reacciones al comer plásticos. Tales reacciones pueden abordarse comiendo pequeñas cantidades de plástico inicialmente y bebiendo muchos líquidos, especialmente bebidas alcohólicas. Esos fluidos ayudarán en la digestión y permitirán que los órganos vitales del cuerpo evolucionen.

En suma, para hacer frente al hambre generalizada en el mundo, los altos y crecientes costos de los alimentos y las consecuencias de los plásticos en el medio ambiente, la flora, la fauna y el clima, la solución es clara. ¡A comer plásticos!

Joseph Chamie / Demógrafo, exdirector de la División de Población de las Naciones Unidas 

Editor