Junio 25, 2024

Las inquietas preguntas de los Laicos

 Las inquietas preguntas de los Laicos

Dos iniciativas de los laicos y laicas suscitan debate y análisis entre las comunidades cristianas activas e interesadas. 

El primero es un documento publicado a principios de marzo en Bélgica y firmado por creyentes (laicos y laicas), principalmente comprometidos en la diócesis de Lieja (Bélgica). El título es: ¡ Devolvamos la Iglesia al pueblo de Dios! Para acabar con el clericalismo . El segundo proviene de la Conferencia católica  de habla francesa y está fechado el 27 de marzo. Es una serie de propuestas fundadas para asociar a los laicos en el gobierno de la Iglesia.

Bélgica: ¿prescindir de los sacerdotes?

El documento belga es el resultado de un año de trabajo del grupo firmante. En unas 60 páginas desarrollan siete reflexiones: acceso a los sacramentos; su eficacia; el sacerdote: ¿misión u ordenación, individuo o comunidad?; el lugar de la mujer en la Iglesia; ¿las primeras comunidades sin sacerdotes?; abuso de poder y clericalismo; donde hay Iglesia y donde no.

Partiendo de la práctica cristiana de los interesados ​​y de un buen conocimiento del lenguaje eclesial, las reflexiones propuestas se injertan en su servicio comunitario. Tanto el asistente espiritual de la cárcel como el de la casa de reposo, después de haber acompañado durante mucho tiempo a presos y ancianos, se topan con peticiones de perdón sacramental, el primero, y del sacramento de los enfermos, el segundo.

La imposibilidad práctica de tener un sacerdote termina con la negación del sacramento. Ellos “han sido codificados, aislados del resto de la vida y entregados exclusivamente al monopolio del sacerdote”. “Estamos atrapados en patrones que ya no coinciden con nuestra realidad”. “¿Qué debemos considerar central: poder celebrar libremente un sacramento como un don sobreabundante de Dios o depender de un tipo preciso de persona, en este caso el sacerdote?”.

Si toda la vida del creyente es ‘sacramental’, ¿qué justifica esta rígida reserva a los ordenados frente a las preguntas explícitas de los creyentes?

Es pertinente el pasaje a la pregunta sobre el sacerdote. La forma de las primeras comunidades de elegir al presbítero, reconociendo su carisma entre los demás (catequistas, servicio a los pobres, etc.) parece la más adecuada frente a la forma “sacerdotal” que confiere derechos y poderes incuestionables a los interesados fiesta, como la presidencia de la eucaristía o la custodia de la verdad. “La visión de un sacerdote transformado ontológicamente es un gran obstáculo para la comunidad, la conciencia sinodal de la Iglesia y un freno a su credibilidad”.

Más que recurrir a sacerdotes extranjeros pertenecientes a culturas extranjeras, sería más saludable recurrir a laicos y laicas locales. Superar, en particular, los prejuicios injustificados contra las mujeres. No se trata de pedir la ordenación de mujeres sino de poder celebrar libremente la Eucaristía. “La Iglesia está presente en la asamblea y, en ausencia del ministro; ¿por qué un bautizado no puede ser suplente y presidir la celebración?”.

El clericalismo nace del poder sacro y de una ordenación que separa. Por tanto, no se trata de ampliar las reglas para el ministerio: “Pensamos por el contrario que, para suprimir el clericalismo, es necesario suprimir el clero”. Esto redundaría en la reformulación de todo el sistema institucional.

El debate se encendió de inmediato, extendiéndose también a los periódicos locales ( La Libre Belgique ). En cuestión de horas, una petición obtiene mil firmas críticas. Se cuestiona la única dimensión horizontal del panfleto, el desconocimiento de los sacramentos, un juicio injusto a los sacerdotes.

En medio de esta praxis laical, interviene el obispo Jean-Pierre Delville: «Anclada a la Palabra de Dios ya la tradición de la fe, la diócesis de Lieja está abierta a la reflexión teológica, al debate ya las discusiones antagónicas. Las preguntas planteadas por los autores al principio son pertinentes, pero las respuestas están mal formuladas. Lamento el carácter caricaturesco del texto, pero más aún el hecho de que la reflexión propuesta impugne la posición del Concilio Vaticano II y condene dos mil años de vida cristiana”.

Francia: por una gobernanza dialogante

La Conferencia de los católicos francófonos, activa desde 2008 en el ámbito lingüístico, publicó el 28 de marzo una decena de propuestas para «abrir rápidamente un diálogo constructivo con los obispos, como con todos los bautizados, para poner en práctica un conjunto de indicaciones más adecuadas a la realidad de la vida en nuestras comunidades eclesiales”. Bajo la bandera de la apertura, la participación y la subsidiariedad, “es conveniente desarrollar las dimensiones colegiales de la comunión en la organización de nuestras comunidades eclesiales”.

Para las diócesis, se insiste en una mayor atención al sínodo universal en curso. “Es urgente que las diócesis se apropien de los aportes presinodales de los católicos para continuar el diálogo iniciado”.

En cuanto al gobierno, las “decisiones diocesanas parecen estar orientadas sólo por la falta de sacerdotes”, mientras que la dimensión comunitaria de todos los organismos diocesanos debe desarrollarse o restaurarse. A partir de las ya previstas por el derecho canónico. Con especial atención al papel de la mujer. Se pueden crear consejos ad hoc para los problemas más apremiantes.

Desde un punto de vista pastoral, es bueno alejarse del imperativo “nada sin el sacerdote”, desarrollando la conciencia del sacerdocio común.

Sobre la cuestión financiera, se pide la transparencia de los presupuestos diocesanos, sabiendo las dificultades actuales. Los ingresos están sustancialmente vinculados a ofertas y legados.

En general, hay un llamado a la gobernanza que no termina en el simple arbitraje, sino que acostumbra a todos a un proyecto común compartido.

Para las parroquias, se sugiere una dinámica participativa al párroco (asamblea anual, grupo de seguimiento de conflictos, reuniones de adultos). Lamenta que los sacerdotes no se hayan implicado en el proceso sinodal y que las parroquias encomendadas a las “nuevas comunidades” hayan perdido su carácter territorial y directo.

Se recomienda a los sacerdotes que sean accesibles y valoren a los diáconos dondequiera que existan. “Muchos sacerdotes están en silencio o desmotivados”.

Litúrgicamente vemos un paso atrás: frontones, enaguas, nuevas distancias, etc. Mientras que se deben desarrollar los nuevos ministerios de lector y acólito, sin más distinciones de sexo.

Finalmente se desarrollarán las celebraciones de la Palabra en ausencia del sacerdote. Con un cordial reconocimiento a todas las comunidades Cristianas e informales activas en el territorio parroquial.

Agencias Noticiosas en Roma  –  Reflexión y Liberación

Editor