Febrero 22, 2024

El CMI y los Derechos Humanos

 El CMI y los Derechos Humanos

Declaración sobre el 75.º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH) del comité central del CMI, Ginebra, Suiza, 21-27 de junio de 2023.

Entonces dijo Dios: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza’
Génesis 1:26.

Unos meses después de la Asamblea fundacional del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en Ámsterdam en agosto de 1948, la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París el 10 de diciembre de 1948 “como norma común de logros para todos los pueblos y todas las naciones”. [1]La Comisión de las Iglesias sobre Asuntos Internacionales (CCIA), creada en 1946 en previsión del establecimiento del CMI, había contribuido directamente a la redacción de la DUDH, especialmente el artículo 18 sobre la libertad de pensamiento, conciencia y religión. Tanto la adopción de la DUDH como la fundación del CMI fueron, de diferentes maneras y en diferentes grados, reacciones a las atrocidades perpetradas durante la Segunda Guerra Mundial y en reconocimiento de la necesidad de unidad y cooperación internacional para la dignidad humana. Como personas de fe, reconocemos la imagen del Dios Creador en cada ser humano como la base de nuestro compromiso por la dignidad y los derechos humanos.

Este año, en el que conmemoramos el 75.º aniversario tanto del CMI como de la DUDH, el comité central del CMI reconoce los valores compartidos que sustentan a ambos. Al mismo tiempo, reconocemos las muchas formas y lugares en los que la dignidad humana otorgada por Dios se ve amenazada y puesta en peligro por el resurgimiento de la represión autoritaria de las libertades, por los conflictos, la ocupación y el desplazamiento forzado, por la discriminación y los prejuicios, por la persecución, por la economía desenfrenada. la desigualdad y la pobreza extrema persistente, por el extremismo violento, por la desinformación y el discurso de odio en las redes sociales, por el abuso de la inteligencia artificial y otras nuevas tecnologías, y por el cambio climático antropogénico y la falta de justicia climática. Además, aunque reconoce los numerosos avances en los estándares normativos y los mecanismos de protección de los derechos humanos logrados desde la adopción de la DUDH,

Recordamos los importantes procesos y debates previos a la 11.ª Asamblea del CMI y en ella sobre la relación entre los principios de la fe cristiana y el derecho internacional de los derechos humanos, y afirmamos la declaración sobre ‘Testimonio y acción cristianos en pro de la dignidad humana y los derechos humanos’ adoptada por la comité ejecutivo del CMI en noviembre de 2022.

Siguiendo al comité ejecutivo, reconocemos el llamado de los profetas al pueblo del pacto de Dios para trabajar por la justicia y la paz, cuidar de los pobres, los marginados y los marginados, y ser una luz para las naciones (Miqueas 6:8; Isaías 49,6), y reconocer la vocación a una fe vivida que encarna el ejemplo de Cristo, afirmando la dignidad y el valor de todos, sin distinción de raza, género, clase, religión o cualquier otra característica.

Por lo tanto, en este año del 75º aniversario, el comité central invita a todas las iglesias miembros del CMI y asociados ecuménicos a:

  • Reflexionar sobre la historia común y los propósitos compartidos del CMI y la DUDH;
  • Reconocer nuestra responsabilidad especial como comunidades de fe que reconocen la imagen de Dios en todas las personas para renovar nuestro compromiso por la dignidad humana y los derechos de todos;
  • Comprometerse nuevamente a una respuesta compasiva, práctica y activa a las voces, llantos y vivencias de las mujeres, niños y hombres que sufren la vulneración de su dignidad y derechos humanos;
  • Participar con y a través del CMI en un diálogo sobre las diferencias de perspectiva y enfoque dentro del movimiento ecuménico a fin de trabajar hacia conclusiones y recomendaciones comunes para que las iglesias reconozcan y afirmen las raíces bíblicas de la dignidad humana como base para la codificación moderna de los derechos humanos. , y defender los derechos humanos y el estado de derecho como parte integral de la vida y el testimonio de las iglesias.

 


[1] Declaración Universal de Derechos Humanos, preámbulo

Editor