Abril 17, 2024

Apuntes para una reforma Sinodal

 Apuntes para una reforma Sinodal

Esta conversación con el P. Roberto Repole fue en 2019, cuando era presidente de la Asociación Teológica Italiana, director de la Sección de Turín de la Facultad Teológica del Norte de Italia y profesor de teología sistemática. En febrero de 2022 el Papa Francsico lo nombró Arzobispo de Turín.

El tema de la sinodalidad se considera un aspecto fundamental para la realización del Concilio Vaticano II, si bien ‘el término “sinodalidad’ no aparece per se en los textos conciliares sino que es fruto del estudio posconciliar de la idea de la ‘Iglesia como pueblo de Dios’. 

  • Profesor Repole, en los últimos años el tema de la sinodalidad ha adquirido cierta urgencia gracias al magisterio y al estilo pastoral del Papa Francisco, con su llamado a la reforma de la Iglesia.

El actual pontífice ciertamente ha dado un fuerte impulso a la Iglesia para recuperar la confianza con la dimensión fundamental de la sinodalidad. Lo hizo con su estilo pero también con algunos discursos, como el pronunciado con motivo del 50 aniversario del sínodo de los obispos, y con Evangelii gaudium , el texto programático del pontificado. Evidentemente, esto requiere también la reforma de algunas estructuras eclesiales, en las que el Papa Francisco se ha comprometido personalmente con la creación del Consejo de Cardenales para transformar la curia en la expresión de un papado abierto a las necesidades de la toda la Iglesia. Sin embargo, los procesos de reforma no son simples ni inmediatos.

  • ¿Cuáles son los puntos clave en este proceso de reforma?

En primer lugar, la implicación del pueblo de Dios requiere un compromiso y una colaboración por parte de todos. Luego, hay algunos aspectos, incluidos los estructurales, que deberían abordarse. Por ejemplo, sería deseable la creación de nuevos patriarcados, lo que permitiría a las Iglesias continentales tomar su destino más de la mano con más procesos sinodales. Además, 50 años después del Concilio, la ministerialidad dentro de la Iglesia local también debe repensarse de una forma más sinodal, atesorando las posibilidades abiertas y propiciadas por el último Concilio.

  • ¿Con una mayor apertura a la dimensión colegial por parte de los sacerdotes?

En el Concilio Vaticano II hubo aperturas a la realidad del presbiterio – presidido por el obispo, asistido por diáconos (surgido después del Concilio) – que hoy debe ser fortalecido, repensado y actualizado. Los sacerdotes siguen ejerciendo a menudo su ministerio tal como lo heredaron del pasado con el riesgo, al menos, de percibirse como sujetos de pleno derecho, de caer en el individualismo. Ahora parece necesaria una mayor apertura a la dimensión colectiva.

  • Un punto de llegada a la reflexión sobre la sinodalidad es el documento de la Comisión Teológica Internacional La sinodalidad en la vida y misión de la Iglesia (2 de marzo de 2018), que es el primer texto oficial de la Iglesia católica que trata orgánica y programáticamente de la sinodalidad. .

Esta es una contribución valiosa, porque hace un balance de la situación de manera oficial y lo hace a un alto nivel, cuestionando también el aspecto teológico de la sinodalidad. De hecho, la sinodalidad aparece a menudo simplemente como una cuestión práctica o una reforma concreta de las estructuras. Pero debemos recordar que en este modo de ser y en esta expresión de vida eclesial -como señala el documento de la Comisión Teológica Internacional- lo que realmente está en juego es el modo de relacionar a Cristo vivo en el Espíritu con la Iglesia y, por tanto, también el rostro trinitario de Dios.

  • ¿Cuáles son las implicaciones más exigentes en la tarea de vivir la Iglesia a la altura de esta tarea?

Una de las implicaciones sobre las que nos invita a reflexionar el documento de la Comisión Teológica Internacional es ésta: los posibles procesos de reforma serán verdaderos, reales y eficaces en la medida en que correspondan también a procesos de conversión espiritual por parte de todos los eclesiales. asignaturas. Y esto no es obvio ni es concebible como algo hecho de una vez por todas.

  • El derecho canónico, por tanto, no es la varita mágica…

Por un lado, es necesario iniciar algunos procesos de reforma también a nivel del derecho canónico, que es un punto de referencia. Sin embargo, estamos llamados a caminar en la línea de la sinodalidad y para ello es necesaria una constante y perenne conversión de todos los sujetos eclesiales, no sólo de quienes ejercen el ministerio en la Iglesia. El peligro del clericalismo existe en los sacerdotes pero a veces también en los laicos cuando no asumen sus responsabilidades o no viven plenamente su vocación y su compromiso.

  • El Papa Francisco ha afirmado que la sinodalidad es el camino requerido de la Iglesia para el tercer milenio. 

Viendo la situación social y política de nuestro tiempo, pienso que si la Iglesia realmente logra reformarse a un nivel más sinodal, con lo que realmente significa la sinodalidad para la vida eclesial, esto podría ser también una gran contribución que se da también a las sociedades y a las democracias contemporáneas, que atraviesan fuertes momentos de crisis e incluso de peligro. La sinodalidad podría ser una forma de anunciar el evangelio no sólo en términos ‘personales’, sino también como Iglesia que está dentro de una sociedad y que también lo anuncia en procesos “sociales”.

Paola Zampieri – Turín

Editor