Febrero 22, 2024

Extremismos eclesiales

 Extremismos eclesiales

El clima eclesial católico está experimentando mucho más que una decadencia en el estilo. 

La divergencia de opiniones y visiones, en cuanto al futuro de la Iglesia, ha enardecido la discusión – la ironía aguda a menudo se vuelve ofensiva (y por lo tanto deja de ser ofensiva). En lugar de una sana dialéctica razonada, ha prevalecido la opinión agresiva, que lo quiere todo menos escuchar las razones de los demás.

Rastros de este clima envenenado se pueden encontrar, ocasionalmente, incluso en los comentarios de nuestro blog. Parece que ninguna parte eclesial es inmune a ella. Y todos nos sentimos de alguna manera legitimados por una autoridad superior para burlarse de la fe de quienes no piensan como nosotros.

Si ya se supera habitualmente el límite del buen gusto, es preocupante que el “discurso” eclesial se haya convertido en terreno fértil para expresiones de odio y amenazas de muerte.

Esta fue la queja expresada hace unos días por la profesora Agnes Wuckelt, presidenta de la Asociación de Mujeres Católicas Alemanas. Si, por el momento, actos de esta gravedad aún no son habituales, el discurso del odio se ha normalizado como expresión de la diferencia de opiniones.

Ya no se discute sobre las razones aducidas por una persona, sino que la violencia partidista se dirige contra la persona misma. Venga de donde venga, esta violencia personal es diametralmente opuesta tanto a las intenciones del Evangelio como a la verdad de la fe.

En casos como este, hay una completa homologación mundana de la Iglesia realizada en nombre de la sacralidad de Dios.El catolicismo es una máquina poderosa: cuando se vuelve mundano se vuelve más mundano que el mundo mismo.

Sin embargo, al hacerlo, no hay posibilidad de establecer en la dinámica del mundo la diferencia crítica que la fe saca del Evangelio de Dios.La irreverencia violenta con la que miramos las posiciones de los demás en la Iglesia dice mucho sobre la irreligiosidad que fluye en muchas venas del catolicismo contemporáneo.

Volviendo al caso alemán, hay que subrayar que son sobre todo las mujeres las que son objeto de amenazas, insultos y violencias (que no podemos definir como meramente lingüísticas). En este caso se trata de tres mujeres que se han comprometido en un proceso de reforma de la Iglesia alemana dentro del Camino Sinodal. Pero creo que experiencias similares también se pueden registrar en el frente de mujeres que no comparten esta visión de la Iglesia, es decir, ser objeto de odio e insultos.

Que en las dos cumbres del sentimiento católico actual sean precisamente las mujeres las que atraigan hacia sí la violencia de la “defensa de la fe” es una muy mala señal, que va mucho más allá de cualquier contragolpe de un patriarcado que parece regenerarse con cada generación. de creyentes

Es como si hubiera algo insoportable en la Iglesia cuando las mujeres hablan, actúan y creen, según la libertad y la conciencia. Dada esta condición, se vaya hacia la Iglesia de Bergoglio o se regrese a la de Ratzinger, nada cambiará en el alma profunda del catolicismo y su institución eclesial. Siempre habrá hermanas de un Dios menor, toleradas a lo sumo como aliadas cómplices de una eclesiología hecha de hombres para hombres.

Marcello Neri – Bolonia

Editor