Mayo 19, 2024

Por un Ministerio femenino

 Por un Ministerio femenino

Queridísimas hermanas, me dirijo a vosotros con alegría.

A ti, que en nuestras comunidades ya te ocupas del anuncio de la Palabra y de la celebración de la Liturgia, te pido valientemente que madures el deseo de servir en nombre de la Iglesia, ¡no nos prives de tu precioso testimonio!

Os pido que mostréis un nuevo estilo ministerial, un estilo más atento, más creativo, más sentido, más cuidado, más maduro, más fecundo. En resumen, ¡un estilo ministerial totalmente femenino!

¡Os pido, en comunión con vuestros párrocos, discernir en vuestra vida esta llamada vocacional a la representatividad no sólo en la liturgia sino también en la evangelización, en la pastoral ordinaria y en la misión!

Finalmente, os encomiendo a todas dos ejemplos destacados del ministerio femenino: la Virgen María, acólita del Señor y María Magdalena, apóstol de los apóstoles. En ambos se realiza de modo especial la íntima cercanía al Misterio del Verbo encarnado, crucificado y resucitado, y el intrépido anuncio del mismo Misterio; que su imitación y protección inculque en vosotras, queridas hermanas, el deseo de responder con valentía a la llamada al ministerio instituido para el bien de toda la Iglesia.

Bendigo a todos en el Señor, nuestra única esperanza de paz,

Antonio Stagliano , obispo de Noto / Sicilia.

Editor