Julio 18, 2024

‘Recuperar la praxis de la Iglesia primitiva’

 ‘Recuperar la praxis de la Iglesia primitiva’

El teólogo jesuita; José Ignacio González Faus, escribe: ‘Hermano Francisco, te he escrito otras cartas que no habrás leído. Esta vez quizás haya más posibilidades de que lo lea, porque me dicen que será parte de un expediente de apoyo y defensa. Me bastaría con decir gracias mil veces’.

En cuanto al futuro inmediato, ya os he pedido otras tres veces tres cambios que me parecen totalmente posibles y fáciles:

  • que en el Credo no se dice «qui ex Patre Filioque procedit» sino «qui ex Patre per Filium procedit» (lo que me parece de gran importancia ecuménica);
  • que prohíbe llamarse Santidad o Santo Padre;
  • que canoniza algunos modelos no católicos como D. Bonhoeffer o Gandhi.

Creo que esto está en vuestras manos y me atrevo a repetirlo. Pero, en el contexto de esta carta, quisiera subrayar otros dos puntos que tal vez ya no pueda aplicar, pero que puede señalar. El primero es la revisión de todo el sistema de nombramiento de obispos, recuperando la práctica de la Iglesia primitiva y dando voz a las Iglesias locales.

Esto puede resultar complicado hoy porque (como dice algún sociólogo) nuestra democracia falsificada ha corrompido las elecciones, vinculándolas no al “programa” sino al “espectáculo” y reemplazando a los “partidarios” (que pueden ser críticos) por “fanáticos” (ciegos). y acrítico). Quizás necesitemos nombrar una comisión para estudiar cómo hacerlo bien. Pero creo que es necesario devolver a las Iglesias locales toda la iniciativa posible en la elección de sus pastores.

Y el segundo punto es que el obispo de Roma deja de ser “jefe de Estado” y se limita a ser un ciudadano más del Vaticano. Sé que de este modo se perderían algunas ventajas prácticas, pero se evitarían muchas condiciones que obstaculizan su actividad pastoral.

Al evocar la carta de san Bernardo a Eugenio III, volverías a aparecer como “el sucesor de Pedro y no de Constantino”. Y en alusión a nuestro querido hermano Pedro Casaldáliga que hablaba sólo de «Juan Pablo Pedro», su sucesor sería «Francisco Pedro en potencia».

Perdona esta pequeña alusión, hermano Francisco, y volvamos al principio: “gracias, gracias, muchas gracias”. Y que el Señor nos bendiga a todos.

Madrid, enero de 2024

Editor