Mayo 25, 2024

Movimiento estudiantil mundial con +Gaza

 Movimiento estudiantil mundial con +Gaza

El movimiento estudiantil estadounidense de solidaridad con Gaza reaviva estos días el gran papel desempeñado con otros movimientos en el enfrentamiento a la guerra de Vietnam (1955 a 1975), a la que muchos atribuyen como un factor importante en el fin de la agresión militar imperialista en el país asiático.

Los campos universitarios diseminados por Estados Unidos cobran una importancia excepcional en estos momentos en los que Estados Unidos apoya y suministra armas a “Israel” para llevar a cabo una masacre de una magnitud que la historia nunca ha presenciado, por su intensidad, su tamaño y el número de muertos y heridos.

Es una paradoja notable que Estados Unidos reúne el sistema político más corrupto, socialmente injusto y destructivo del mundo, que expresa injusticia, dominación e injerencia en los destinos de personas y naciones, por un lado, y por otro haya un movimiento estudiantil con una historia de conciencia revolucionaria al abordar cuestiones humanitarias y políticas, dentro y fuera de las fronteras estadounidenses.

La relación entre ambas cuestiones es quizás más causal que paradójica, ya que la política imperialista adoptada por Estados Unidos durante casi un siglo, especialmente después de haber dominado en solitario Occidente después de la Segunda Guerra Mundial, obliga a sus estudiantes a estar en primera línea y darle a tu movimiento más importancia que otros, en cualquier parte del mundo.

Las protestas estudiantiles se están extendiendo rápidamente por Estados Unidos y alcanzando otras partes del mundo, excepto Brasil, donde los líderes estudiantiles siguen apáticos ante lo que ha estado sucediendo en estos más de seis meses en Gaza, lamentablemente con su enfoque centrado casi exclusivamente en cuestiones de identidad e institucional.

A muchos les puede parecer inusual que el principal movimiento por los derechos humanos y la justicia para los palestinos se esté dando en las universidades estadounidenses, ya que las universidades que hoy están a la vanguardia de esta lucha, como Columbia y Yale, son conocidas como “Casas de Altos Estudios”. Estudios de la élite estadounidense, con graduados de Columbia que incluyen figuras del personal estadounidense como el presidente Joe Biden, el secretario de Estado, Anthony Blinken, y en Yale están el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, los secretarios de Comercio, Gina Raimondo, y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, así como el asesor especial para Asuntos Climáticos, John Kerry, y la administradora de USAID, Samantha Power.

Sin embargo, en la década de 1960, fue el movimiento estudiantil el que lideró la lucha por la “libertad de expresión” en los campus universitarios, defendiendo los derechos de los estudiantes afrodescendientes y exigiendo que los planes de estudio universitarios incluyeran contenidos relacionados con la historia y la cultura de los afroamericanos.

Aunque las fuerzas policiales guiadas por Washington reprimen excesivamente los campos y muchos rectores imponen enormes sanciones a los participantes, los estudiantes demuestran con sus medios que sus universidades serán las vitrinas de la civilización occidental contra la barbarie sionista en Gaza, un genocidio fuertemente apoyado por los Estados Unidos.

Las gastadas acusaciones de antisemitismo ya no son aceptadas en todo el mundo, porque su fragilidad política e ideológica ha quedado expuesta. La acusación de antisemitismo se ha utilizado para intimidar a los críticos de los crímenes de “Israel” o para esterilizar el debate y desviar la atención de los problemas reales, cuando se sabe que los palestinos y los movimientos de solidaridad rechazan firmemente las narrativas con un sesgo religioso o sectario de la lucha contra la ocupación, condenando cualquier forma de persecución o negación de derechos, ya sea de judíos, árabes – cristianos y musulmanes, o de cualquier otra persona y grupo.

Muchos manifestantes en las universidades estadounidenses son judíos. Y saben que “Israel” es enemigo de los judíos. Los judíos de todo el mundo están bajo presión de los sionistas y son oprimidos por sus creencias religiosas y por no apoyar el apartheid y el genocidio sionista en Gaza, quienes utilizan el judaísmo como escudo para sus prácticas criminales contra la humanidad.

El heroico viaje Diluvio de Al-Aqsa, que comenzó el 7 de octubre, es el acontecimiento revolucionario más importante en este período histórico que vivimos. Está ayudando al mundo a limpiarse de la mancha autoritaria de ‘Israel’ que ha contaminado a muchas naciones del mundo, que siempre han apoyado el dictado estadounidense en beneficio del régimen sionista.

En este sentido, el resurgimiento del movimiento estudiantil revolucionario y antisionista en Estados Unidos y otras regiones del mundo es una bendición para la resistencia desinteresada y resiliente de Gaza. Si el movimiento estudiantil estadounidense ayudará a cambiar el curso de la guerra en Gaza es una pregunta que la historia responderá. El hecho concreto es que esta rebelión juvenil representa la punta de lanza de los derechos palestinos, que está cambiando la realidad en las universidades de Estados Unidos y de muchos países del mundo.

Sayid Marcos Tenório / Analista Internacional

Canal Satelital Pan-Arabe 

Editor