|Sábado, Octubre 23, 2021
You are here: Home » Artículos Destacados » Todo Chile a Votar este fin de semana

Todo Chile a Votar este fin de semana 

chile

Nunca había sido tan importante votar como este fin de semana. Hay algo que todos y todas debemos saber, el sábado y el domingo en la mañana, cuando aparezca la duda de si ir o no al local de votación: quienes sean electos para la constituyente, las fuerzas políticas que más votos reciban en ambos días, serán las que van a escribir, con sus ideas, gustos, juicios y prejuicios, tincadas y convicciones, la Constitución que va a definir el futuro de Chile. 

Es así de relevante: los márgenes de los próximos cuarenta años, o más, serán definidos por lo que escriban en un libro los sujetos a los que les demos el voto este fin de semana. Imagínate, por lo tanto, lo que significa no ir a votar, por pereza, desinformación o descontento. No votar será entregar a los otros, a los que tienen ideas contrarias a tu pensamiento, valores y deseos, la posibilidad de hacer valer esos sueños y creencias con más fuerza.

Quienes alcen las manos, felices desde comandos constituyentes conservadores, liberales, pinochetistas o izquierdistas, no lo harán por el goce que produce gobernar cuatro años un municipio o un ministerio: lo harán porque tendrán la chance de votar en una convención inédita que no permitirá, o sí, el aborto para las próximas generaciones. Celebrarán porque con su sillón obtenido podrán definir si el agua sigue siendo saqueada o no; porque podrán discutir y zanjar si el cobre sigue siendo vendido como piedra para la riqueza de Luksic y extranjeros o no; si la salud pública debe seguir siendo el espacio abandonado que subsidia a los privados o no.

Imagínate, si no votas, qué le responderás a tu hija de diecisiete años que expuso su cuerpo para iniciar la revuelta originaria de la nueva constitución, y que ahora por ley no podrá votar ¿Le dirás que preferiste no votar y permitir que los que sí fueron premiaran a los ministros que la mandaron a reprimir, los que defendieron a la policía que sacó ojos, los que jamás han querido cambios profundos en el de modelo de desarrollo?

Nunca había sido tan importante votar como este fin de semana, porque el plebiscito sólo fue escoger la llave que abrió la posibilidad del cambio de casa. Ahora debemos amueblar la nueva casa. Y lo que sabemos es que no todos los muebles son del mismo color ni esconden en sus interiores las mismas ideas y fantasmas.

Hay muebles (constituyentes que ambientan la nueva casa) que creen que tu padre debe morir trabajando a los 103 años. Mientras que otros han luchado toda su vida por cambiar la vejez miserable. Hay muebles que creen que los habitantes de la casa son pobres porque son flojos, mientras otros estiman que con titularidad sindical y redistribución de la riqueza de los habitantes más ricos se combate la desigualdad. Hay muebles que creen que lo que dice en sus biblias debe regir sobre nuestros cuerpos, decisiones y adopciones. Mientras otros estiman que las políticas públicas deben pensarse sin dioses ni santos definiendo qué es una familia.

El apruebo arrasó hace unos meses en gran medida por el alza histórica, de los cientos de miles de jóvenes entre 18 y 29 años que votaron por primera vez. Y por la asombrosa participación de las comunas pobres y populares que se habían olvidado de la política institucional. Imagina no lo que podría pasar si esos jóvenes ahora, por creer la tarea cumplida, no acuden a las urnas. Imagina si otra vez la casa la amueblan las comunas ricas hablando por las comunas pobres. Nunca había sido tan importante votar como este fin de semana.

Richard Sandoval  /  La Voz de los que Sobran

Related posts: