|Viernes, Agosto 14, 2020
You are here: Home » Artículos Destacados » ¿Es esta la Iglesia de Jesús que queremos? / Editorial R.yL.

¿Es esta la Iglesia de Jesús que queremos? / Editorial R.yL. 

9826d79f9ffcf053761c34fcdaae6f06

Distintas personas y comunidades nos han pedido una opinión sobre este escándalo que de nuevo remece a nuestra Iglesia, lo hemos hecho objetiva y documentadamente a la luz de los hechos reconocidos por distintas instancias eclesiásticas y judiciales. En conciencia, cada uno saque sus conclusiones teniendo presente si de verdad: ¿Es esta la Iglesia que queremos?

El movimiento católico Sodalicio de Vida Cristiana, de fuerte presencia en Chile y con una clara matriz pastoral-ideológica similar a los Legionarios de Cristo y a lo que fue -en su momento hasta su disolución- la triste experiencia en la Iglesia del grupo Pía Unión  Sacerdotal,  declaró persona no grata y culpable de abusos sexuales a su fundador, Luis Fernando Figari, anunció este martes esa comunidad religiosa que reiteró al Vaticano su pedido de separarlo del colectivo.

Consideramos al ciudadano Luis Fernando Figari culpable de los abusos sexuales que le imputan y lo declaramos persona no grata para nuestra organización, que deplora y condena totalmente su comportamiento“, dijo Alejandro Moroni, Superior General del Sodalicio en una declaración a la prensa grabada en video.

Hablando en nombre del Consejo Superior del Sodalicio, Moroni reiteró el perdón a las víctimas hecho en octubre así como el pedido al Vaticano para que separe de sus filas a su fundador, formulado en diciembre. “Reiteramos a las autoridades del Vaticano el pedido que le hicimos al Papa Francisco en diciembre que decrete su inmediata separación de nuestra comunidad”, señaló Figari en un video. El representante del colectivo también anunció una reestructuración del movimiento, sin entrar en detalles.

El Papa Juan Pablo II reconoció en 1997 al Sodalicio como una sociedad de vida apostólica laica, incorporándola así al derecho pontificio.

Desde octubre pasado, la fiscalía peruana investiga 27 denuncias de abusos sexuales en contra de jóvenes que pertenecieron al colectivo, algunas de las cuales habrían prescrito por haber ocurrido hace más dos décadas.

Las denuncias, que suman 27, han aparecido publicadas en el libro “Mitad Monjes, Mitad Soldados“, de los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz.

En uno de los testimonios publicados en el libro, ex sodálite señala que Figari lo obligaba a sentarse sobre un palo que él sostenía. Según el Sodalicio, Figari vive desde 2010 en una comunidad sodálite en Roma “bajo un estricto retiro” y lamentan que no haya cumplido con la “obligación moral” de salir a aclarar las cosas.

Figari, hoy de 68 años, fundó el Sodalicio en Perú en 1971. Reclutaba a adolescentes de colegios privados de clase alta y los llevaba a vivir en comunidad como “soldados de Cristo“…”Hay cosas que deben seguir evaluándose. El problema del Sodalicio no sólo es Figari. Hubo alrededor de él un entorno que lo encubrió y fue su cómplice, y todavía forma parte de la institución”, dijo el periodista Pedro Salinas tras el anuncio.

El movimiento se ha expandido a Colombia, Chile, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Costa Rica, Ecuador e Italia.

El Sodalicio de Vida Cristiana en Chile

Invitado por el entonces Arzobispo de Santiago de Chile, Cardenal Francisco Javier Errázuriz, el Sodalicio llegó a tierras chilenas en 1999. En 2007 se inauguró el Centro Pastoral y la comunidad sodálite en Maipú, dónde el Sodalicio venía laborando desde su llegada al país. En el año 2011 el actual Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati SDB., bendijo la nueva capilla Madre de Dios en la Zona Cordillera de la ciudad. Junto al apostolado que se realiza en la capital, la labor evangelizadora se extiende también a Puerto Montt, gracias a la aceptación de trabajo apostólico por parte del arzobispo local, Cristián Caro Cordero.

Actualmente, Chile es una importante Región del Sodalicio, instituida en el 2014. El Superior Regional es Rafael Ísmodes Cascón.

Las iniciativas apostólicas animadas por el Sodalicio a lo largo de los años han promovido los servicios y asociaciones del Movimiento de Vida Cristiana. Los grupos de jóvenes y de adultos, como espacios de formación en la fe y vida cristiana, han permitido el despliegue evangelizador en estas tierras.

Un importante ámbito evangelizador en este país es la Universidad Gabriela Mistral. La labor de los sodálites en la UGM implica la enseñanza y el desarrollo de diversas actividades con fines evangelizadores, animando alianzas diversas con la Universidad de los Andes, propiedad del Opus Dei.

Otra de las iniciativas del Sodalicio en Chile es la animación del colegio Saint Joseph, en Santiago. Los sodalicios han venido colaborando también en otros colegios por medio de la docencia y el desarrollo de servicios de fe.

Aunque no directamente bajo responsabilidad del Sodalicio, colaboran activamente en Crece Chile, una comunidad educacional que, desde los valores católicos, busca promover el crecimiento integral de la persona a través de la generación de proyectos educativos en sectores de escasos recursos. Aquí se observa un modus operandi similar a labor educativa impulsada por los Legionarios de Cristo.

Perfil del Superior General que los situó en Chile

El Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana es actualmente Alessandro Moroni Llabrés. Nació en Lima (Perú) el 23 de diciembre de 1965 e ingresó al Sodalicio en 1983, realizando su Profesión Perpetua en 1991.

De 1987 a 1998 vivió en Arequipa, donde cumplió el servicio de Superior, tiempo en el que promovió el crecimiento del Movimiento de Vida Cristiana, el surgimiento del Instituto del Sur y la fundación de la Universidad Católica San Pablo, así como muchas iniciativas solidarias en esta ciudad en el sur peruano.

En 1999, también como Superior de la comunidad, formó parte del grupo que inició la presencia del Sodalicio en Santiago de Chile, donde ha colaborado en la fundación de un colegio y en el desarrollo del Movimiento de Vida Cristiana en el país. Licenciado en Educación, ha sido miembro del directorio de la Universidad Gabriela Mistral en Chile.

Cada vez que viene a Chile, el Superior General, insiste en estas líneas de acción obligatorias para los miembros de la Orden:La evangelización de las familias –que vienen sufriendo el constante embate de una anticultura de muerte– es uno de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo… Muy relacionada a la evangelización de las familias se encuentra, entre las iniciativas apostólicas del Sodalicio, una decidida defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural”..

Sodalicio tiene un Visitador Apostólico desde abril

En una carta dirigida a todos los miembros de Sodalicio el Superior General, Alessandro Moroni, comunicó a fines de 2015 que existe un Visitador Apostólico -Monseñor Fortunato Pablo Urcey, oar-  nombrado por la Santa Sede desde abril y que está visitando las comunidades del Sodalicio desde agosto de ese año:

Queridos hermanos:

En la reciente reunión de superiores y sacerdotes, les comenté a los sodálites presentes que existía una investigación en curso por parte de la Santa Sede, de la que esperábamos resultados en los próximos meses.

En medio de la situación difícil que estamos viviendo, he pedido autorización para hacer público que dicha investigación incluye una visita apostólica a nuestras comunidades del Perú.

La visita ya se inició en agosto de este año, a cargo de Mons. Fortunato Pablo Urcey, OAR, Obispo Prelado de Chota, nombrado por la Pontificia Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica con el cargo de “visitador apostólico ad inquirendum et referendum” (“para investigar y referir”). Mons. Rodríguez Carballo nos comunicó que tomó esta medida en continuidad con los trabajos que ya se venían realizando en coordinación con las autoridades del Sodalicio.

La visita ya viene realizándose y debería terminar en marzo del 2016, y ha sido motivada por las denuncias que la Santa Sede ha recibido contra Luis Fernando Figari. Cuando nos fue comunicada esta medida, la Santa Sede nos pidió sigilo, tanto sobre la visita como sobre quién era el visitador nombrado, para que pudiera realizar su trabajo con tranquilidad y sin presión mediática. Hoy, dadas las circunstancias, me ha parecido importante que todos ustedes estén al corriente y que tengan la libertad de ponerlo en conocimiento de las personas que consideren prudente.

En comunión de oraciones,

Alessandro

¿Es esta la Iglesia de Jesús que queremos?

Presentamos a nuestros lectores esta impactante noticia sobre los abusos sexuales reiterados del fundador del Sodalicio; Luis Fernando Figari, que difieren muy poco de la forma de actuar criminalmente de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo en México y del chileno Fernando Karadima, fundador de la tenebrosa y en su momento poderosa Pía Unión Sacerdotal.

Todas estas actividades, reñidas totalmente con una conducta intachable que se supone deben tener los altos directivos de instituciones de Iglesia dedicadas a la evangelización y educación católica, tuvieron a su favor -por años- el manto de la impunidad, otorgada por no pocos eclesiásticos de alto nivel en sus países de origen y en Roma.

Hoy, el mundo sabe que no son pocos los obispos, arzobispos y cardenales que por acción directa u omisión, no investigaron ni escucharon las denuncias de los jóvenes abusados sexualmente. Esa época negra y trágica de la Iglesia Católica, tiene hoy nuevos protocolos de acción y contención para los abusos que aún se cometen al interior de la Iglesia y que muchas veces se callan o silencian por diversos motivos.

Desde que asumió su pontificado, Papa Francisco ha insistido que en la Iglesia “no hay lugar para los abusadores sexuales”. En el caso del fundador del Sodalicio que hoy presentamos en Reflexión y Liberación, hemos de aplaudir la actitud decidida del Santo Padre que aceptó hace más de un año el envío de un Visitador Apostólico con plenos derechos investigativos, labor de saneamiento que concluye por estos días con la confirmación de las acusaciones de abusos reiterados del fundador de esta Orden religiosa que, como los Legionarios y la Pía Unión Sacerdotal, han hecho un daño inmenso a la Iglesia y han ayudado a que su imagen esté fuertemente cuestionada por una ciudadanía que no quiere más abusos de poder ni silencios cómplices.

Dios llora. Los crímenes contra menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo. Me comprometo a la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuenta“. Papa Francisco, en Filadelfia (27/9/2015).

Consejo Editorial de revista “Reflexión y Liberación” – Chile.

 

 

 

Related posts: