Junio 21, 2024

+Gaspar a 45 años de su Martirio

 +Gaspar a 45 años de su Martirio

Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos’ (Juan, 15,13).

Gaspar García Laviana; sacerdote Asturiano, escritor y conocido en la heroica Revolución Popular Sandinista como ‘Comandante Martín’, cayó combatiendo a la criminal guardia somocista en el sector de Río Mena -en el municipio de Cárdenas- el 11 de diciembre de 1978. El ‘Comandante Marvín’ así lo anunciaba a través de las ondas de Radio Sandino:

‘Hermanos, les quiero comunicar una noticia dolorosa: el Comandante Martín; Gaspar García Laviana, el cura sandinista, cayó en combate hace unas pocas horas. Sin embargo, no es el momento de llorarlo. Hoy más que nunca tenemos que seguir el ejemplo heroico de nuestros mártires. ¡Adelante!, compañeros’.

Nació el 8 de noviembre de 1941 en un sencillo hogar de mineros en Les Reces un pueblito urbano de El Entrego (Asturias) y fue el mayor de tres hermanos. Estudió bachillerato en Valladolid, y Filosofía y Teología en el Seminario de Logroño, donde derrochaba simpatía, inteligencia y solidaridad, ordenándose sacerdote en 1966. Estuvo en la Parroquia de San Federico en Madrid durante tres años compatibilizando su misión evangelizadora con el trabajo de obrero en una carpintería de barrio.

Gaspar García Laviana llegó a Nicaragua enviado por su Congregación, los Misioneros del Sagrado Corazón, para evangelizar sirviendo en las parroquias que se le asignaban: Tola, San Juan del Sur y otras más pequeñas. Pero aquel sacerdote, producto ya del Concilio Vaticano II fue un Misionero distinto a sus antecesores. Añadiendo, además, que habían prendido también en él las ideas de la teología de la liberación, cuyo pensamiento central era la ‘opción preferencial por los pobres’ y, por consiguiente, esos eran sus intereses como evangelizador y fiel discípulo de Jesús.

Y llegó ese fatídico 11 de diciembre, hace ya 45 años, cuando el P. Gaspar García Laviana dio el paso a la inmortalidad al caer en combate contra la guardia somocista en el sector de Río Mena, en el municipio de Cárdenas, junto con otros jóvenes guerrilleros Sandinistas. Ellos fueron: Luis Arróliga, Hernán Guzmán y Ricardo Cárdenas.

Gaspar, fue un gran personaje, un genuino Asturiano  y combatiente ejemplar, que hoy es un referente ético-cristiano-humanista por su opción de vida en favor de los más empobrecidos por las geopolíticas imperiales. Su sencillez y consecuencia cristiana revolucionaria, le llevó a ser fiel a sus principios y a sus amigos, comprometiéndose hasta las últimas consecuencias y no escatimando esfuerzos ni sacrificios para que,por fin, triunfara la Revolución Popular Sandinista, derribando de una vez y para siempre la cruel tiranía de Somoza.

“Cuando ganemos la guerra,
no vengáis compungidos a mi tumba
con rosas y claveles
rojos, como mi sangre derramada.
Os juro que me levantaré
y os azotaré con ellos.
Sólo admitiré violetas,
como mi carne macerada,
como el dolor de mi madre,
como el hambre campesina
de mi América Latina”.

       Homenaje al Martirio de Hno. Gaspar / Redacción de Revista ‘Reflexión y Liberación‘.

Asturias – Roma – Santiago

Editor